Diack dice que financió a un opositor senegalés con dinero de Putin

El expresidente de la IAAF confesó a la policía que exigió dinero a Rusia a cambio de cubrir el dopaje de sus atletas

Lamine Diack.
Lamine Diack.Andy Wong (AP)

El expresidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), el senegalés Lamine Diack, detenido por un caso de supuesta corrupción en el interior de la organización, confesó a la policía francesa que exigió dinero a Rusia para financiar a la oposición política en su país, a cambio de hacer la vista gorda respecto a las sospechas de dopaje que incumbían a distintos atletas rusos. Moscú habría accedido a sufragar con 1,5 millones de euros la campaña presidencial que ganó hace tres años el actual presidente Macky Sall, a escasos meses del Mundial de Atletismo que se celebró en la capital rusa en 2013.

Así lo reveló ayer el diario Le Monde, que ha tenido acceso a la transcripción de uno de los interrogatorios de Diack, imputado a principios de noviembre por “corrupción pasiva” y “blanqueo de dinero agravado”. El expresidente de la IAAF explicó entonces al juez Renaud Van Ruymbeke, conocido por haber instruido el caso Clearstream, que pidió esa suma para poder financiar a la candidatura de Sall, que terminaría destronando al expresidente Abdoulaye Wade en 2012.

“Había que ganar la batalla de Dakar, derribar al poder de mi país”, declaró Diack, de 82 años, durante ese interrogatorio. “Para conseguirlo, había que financiar los viajes de jóvenes para hacer campaña, sensibilizar a la gente sobre la ciudadanía. Necesitábamos alquilar coches, salas de reunión, fabricar octavillas en todos los pueblos y barrios de la ciudad”, añadió Diack, que abandonó el cargo en agosto tras 16 años al frente de la IAAF. A mediados de noviembre también tuvo que dimitir de su cargo de miembro honorífico del Comité Olímpico Internacional. Durante su larga carrera, Diack también ha sido alcalde de Dakar y vicepresidente de la Asamblea Nacional de Senegal.

En el punto de mira se encuentra el entonces presidente de la federación rusa de atletismo y tesorero de la IAAF, Valentin Balajnichev, al que Diack se refirió repetidamente durante el interrogatorio. “Formaba parte del equipo de Putin y en aquel momento tenía problemas de suspensión de los atletas rusos, a pocos meses del mundial en Rusia. Nos entendimos, Rusia [NOS]financió”, explicó Diack. Según su versión, no existe ninguna prueba escrita de ese acuerdo. “Le dije que, para ganar las elecciones, me harían falta unos 1,5 millones de euros. Él me dijo: ‘Vamos a intentar encontrarlos, no hay problema’”, apuntó. Según Diack, el objetivo de la federación rusa consistía en aplazar una eventual suspensión de sus atletas hasta después del Mundial de Moscú, para evitar perder “contratos de derechos de televisión y de marketing”.

Tanto Balajnichev como el propio expresidente de la IAAF desmintieron ayer esta versión de los hechos. “Lamine Diack niega totalmente que haya un vínculo entre esta financiación de 2012 y la suerte de los atletas rusos”, expresó su abogado, Alexandre Varaut. “Lo que Rusia pudo hacer para financiar las elecciones en Senegal no era la contrapartida de un privilegio consentido a los atletas o a la federación rusa”.

Denuncias de la AMA

Por su parte, Balajnichev negó haber tenido “ninguna conversación o acuerdo con el señor Diack”. "Este tipo de negocios no es de nuestro interés ni [están en nuestro] poder. No podemos interferir en los asuntos internos de Senegal”, respondió a Le Monde. La presidencia senegalesa también negó haber recibido “financiación alguna” de Balajnichev, según el ministro portavoz, El Hadj Kassé. “Nuestra campaña fue financiada a partir de nuestros propios recursos, de nuestros militantes”, afirmó.

Las revelaciones complican todavía más la situación del atletismo ruso. A mediados de noviembre, la IAAF suspendió a la federación rusa de su pertenencia a la organización, siguiendo la recomendación de un informe de la Agencia Mundial Antidopaje, que apuntaba a la existencia de un sistema de dopaje de Estado. La suspensión es indefinida e impide que cualquier atleta ruso participe en las competiciones internacionales, incluidos los Juegos Olímpicos que se celebrarán en Río de Janeiro en 2016. También imposibilita que Rusia organice cualquier evento deportivo mientras la medida esté vigente. “Es la sanción más dura que podíamos dictar”, expresó entonces el presidente de la IAAF, Sebastian Coe. El miércoles pasado, los dirigentes de la agencia rusa contra el dopaje dimitieron en bloque para favorecer la reintegración de su país.

Sobre la firma

Álex Vicente

Es periodista cultural. Forma parte del equipo de Babelia desde 2020.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS