Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antiviolencia rebaja la inquietud ante el clásico

El secretario de Estado de seguridad aconseja acudir al estadio con antelación para evitar aglomeraciones

Santiago Bernabéu
Un grupo de aficionados visita el Santiago Bernabéu. AP

Tranquilidad fue la palabra más repetida por el secretario de Estado de seguridad, Francisco Martínez, tras la reunión extraordinaria de la Comisión Antiviolencia con motivo del clásico, que se juega el sábado en el Santiago Bernabéu a las 18.15. “Queremos que se asista al partido con normalidad. Nadie puede infundir terror o alterar las vidas de los aficionados”, afirmó.

A diferencia de otros encuentros que tienen la misma calificación de alto riesgo, el dispositivo de seguridad planteado para el evento se ha reforzado ampliamente. Tal y como adelantó Martínez, el Ministerio del Interior desplegará al menos mil agentes de la policía —el doble que para un partido habitual de Liga—, a los que hay que sumar los 1.400 vigilantes privados que pondrá el propio Real Madrid. “Estamos colaborando todas las partes para que el sábado la noticia sea solo deportiva”, reiteró Martínez.

La suspensión el lunes del Bélgica-España o el martes del Alemania-Holanda no ha condicionado las medidas propuestas por Antiviolencia, que este jueves serán ratificadas por la Delegación del Gobierno en Madrid, que es el organismo encargado de organizar todo el dispositivo de seguridad para el encuentro.

Martínez puso todo su empeño en transmitir calma y falta de excepcionalidad ante la cita. Apuntó que todo el despliegue parte de dos razones. La primera es que, al igual que en otros clásicos, el choque ha sido siempre calificado de “alto riesgo”. La segunda, fruto de los atentados de París el viernes pasado, es el nivel de alerta terrorista en el que se encuentra España en estos momentos, que es el cuatro sobre una escala de cinco.

“Como un partido más”

“Es un dispositivo más que suficiente, aunque sin precedentes en el ámbito deportivo. La seguridad va a estar totalmente confirmada”, argumentó el secretario de Estado. El presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, que presidió una reunión que no superó la media hora, se sumó también a los mensajes de calma que las autoridades exponen estos días. Según su opinión, la praxis será la habitual y se evitará que haya elementos de confrontación, como la exhibición de estelades en el estadio.

A falta de conocer todos los pormenores de la seguridad, los mandatarios de la reunión de Antiviolencia no dudaron en apuntar algunos consejos para que los aficionados disfruten de un partido de tal calibre como el Real Madrid-Barcelona. “Ir como un día más al estadio y llegar con un poco de antelación para evitar posibles aglomeraciones en la entrada del Bernabéu, pues habrá un aumento de los controles”, explicó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información