Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Futbolistas en el punto de mira de Hacienda

Messi no es el único que tiene líos impositivos, Mascherano y Xabi Alonso están siendo investigados y Casillas, en 2014, saldó una deuda de dos millones de euros al fisco

Mascherano y Alonso en 2009 con el Liverpool.
Mascherano y Alonso en 2009 con el Liverpool.

“De la plata se encarga mi papá”, explicó Lionel Messi en los Juzgados de Gavà, en 2013, cuando declaró como imputado por presuntamente haber defraudado 4,1 millones de euros a Hacienda entre 2007 y 2009. La Fiscalía entiende que el 10 del Barcelona dice la verdad y señaló a su padre, Jorge Horacio, como el responsable un entramado societario en paraísos fiscales que permitió al astro argentino eludir el pago de impuestos. En cualquier caso, La Pulga no es el único futbolista al que Hacienda llamó a su puerta para reclamar sus deudas con el fisco.

Un caso similar al de Messi es el de Javier Mascherano. Como publicó EL PAÍS en septiembre, el argentino defraudó en 1,5 millones de euros a Hacienda con la cesión de sus derechos de imagen a dos empresas extranjeras (en Madeira y Miami). La fiscalía presentará una querella contra el jugador del Barcelona por evitar declarar ante el fisco, en 2011 y 2012, los ingresos derivados de la explotación comercial de sus derechos de imagen y en consecuencia mp abonar la parte de IRPF que le correspondía. Mascherano ya pagó la cantidad que se le reclamaba y además abonó 200.000 euros en concepto de intereses.

El exjugador del Real Madrid y actual futbolista del Bayern Múnich, Xabi Alonso, tuvo un actividad “calcada” a la de Mascherano (fueron compañeros en el Liverpool) para evitar el pago de impuestos en España. El centrocampista vasco, como el argentino, es propietario de una empresa fantasma en Madeira, a la que le cedió sus derechos de imagen. Sin embargo, aunque se parte de premisas similares, la situación de Alonso es distinta a la de Mascherano. Hacienda investiga su patrimonio desde hace tiempo y pidió a la Fiscalía que le investigue. También, a diferencia del jugador del Barcelona, Alonso no ha saldado su supuesta deuda con el fisco y afirmó en un comunicado que “cumplido con todas y cada una de sus obligaciones fiscales" y que "actuará en consecuencia siempre en defensa de sus intereses”.

Otro de los futbolistas que tuvo abonar a Hacienda tras haber sido sometido a una inspección fiscal fue Iker Casillas. En 2014, el capitán de la selección española pagó dos millones de euros al fisco. Pero la situación del exportero del Real Madrid fue diferente a la de Alonso, Mascherano y Messi. En el caso de Casillas, la inspección llegó a la conclusión de que existieron “discrepancias en la interpretación de la normativa” y por eso el guardameta no tuvo ninguna sanción económica. Así una vez abonados los dos millones de euros que se generaron a partir de “diferencias sobre el modo de aplicar el tratamiento fiscal a determinados ingresos”, al arquero se le terminaron los líos con Hacienda.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información