Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De niño maravilla a futbolista maduro

Alexis Sánchez supera un inicio de temporada sin acierto y acapara elogios en el Arsenal

Alexis Sánchez
Alexis Sánchez celebra un gol al Manchester United. REUTERS

“Decían de él que no metía goles”, recuerda Arséne Wenger cuando le preguntan por Alexis Sánchez (Tocopilla, 1988), el delantero chileno por el que pagó unos 45 millones de dólares para llevarlo del Barcelona al Arsenal, detalle nada baladí en un mánager al que acusan de no rascarse el bolsillo. Ahora, tras una semana en la que ha sumado seis goles en tres partidos, Alexis acapara elogios. “Tiene un gran espíritu y es un futbolista que está creciendo, por ejemplo, en aspectos técnicos”, valora su entrenador. “No conozco a nadie con más hambre por hacer bien las cosas. Tenemos mucho que aprender de él”, rescata su compañero Alex Oxlade-Chamberlain. Tras su última exhibición ante el Manchester United —marcó dos goles en el 3-0 de su equipo— dejó el Emirates Stadium entre vítores, también con una leve dolencia en la ingle que pone en duda su participación el próximo jueves con Chile en la apertura de las eliminatorias del Mundial contra Brasil. “Ama jugar con su país”, zanjó Wenger, resignado a que la dolencia pudiera reproducírsele si al final se pone de nuevo la roja.

Las cifras del chileno

  • 25 goles en 52 partidos oficiales con el Arsenal anotó Alexis Sánchez el año pasado.
  • 5 goles en 8 partidos lleva en la Premier de este año.
  • 16 tantos marcó en la Premier anterior, en la que terminó 5º como goleador.
  • Solo un gol consiguió en la Copa América Chile 2015, contra Bolivia. Su gol en la tanda de penales contra Argentina le dio el título a su selección.

La eclosión de Alexis llega tras unas semanas de dudas. En los seis primeros partidos de la Premier League había disparado a puerta en 31 ocasiones sin hacer diana. Ante las críticas cabía esgrimir una buena excusa: Alexis marcó el penalti decisivo que le dio la última Copa América a Chile el 4 de julio, en la final contra Argentina. Estaba citado para iniciar la pretemporada con el Arsenal 23 días después. Wenger le permitió seguir de licencia hasta el 6 de agosto, tres días antes de que comenzase la Premier y cuatro después de que el Arsenal jugase y ganase la Supercopa inglesa. Dos goles contra el Leicester en la séptima jornada anunciaron que estaba de vuelta. Marcó en Liga de Campeones frente al Olympiacos y contra el Manchester deleitó con 20 minutos arrolladores. “Jamás jugué en un equipo con tanto nivel como el que mostramos en esos minutos”, dijo tras la ducha Theo Walcott, su compañero en el ataque de los gunners. Alexis fue ante el United sutil para definir en el primer gol y propiciar el segundo con sendos taconazos, pero también contundente y concreto para cerrar el partido con un remate que se coló como una exhalación por la escuadra. “Lo que le pasó desde agosto es lógico porque tuvo que ponerse en forma, pero ahora está a tope y su energía y entusiasmo son muy buenos para el equipo”, valoró el meta Peter Cech.

En su octava temporada en el fútbol europeo, Alexis Sánchez se consolida como una indiscutible referencia, al punto que hace unos pocos meses una compañía suiza, CIES Football Observatory, le tasó en 68 millones de dólares para situarle entre los 10 futbolistas más cotizados del planeta. El Niño Maravilla ya es un futbolista adulto. El año pasado anotó 25 goles en 52 partidos oficiales con el Arsenal, dato relevante si se considera que en la mayoría de encuentros no es el futbolista más adelantado de su equipo, acostumbrado como está a partir desde los flancos. En Londres ya se apunta que el Arsenal trabaja para ofrecerle la renovación de su contrato antes de Navidad y asegurarse su concurso cinco años más.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.