Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Perú revalida su tercer puesto

La ‘bicolor’ no ganaba a Paraguay en la Copa América desde 1939

Los jugadores de Perú celebran su victoria contra Paraguay. Ampliar foto
Los jugadores de Perú celebran su victoria contra Paraguay. EFE

Perú no ganaba a Paraguay en la Copa América desde 1939, pero revalidó este viernes su tercer puesto de 2011 tras derrotar a una pobre selección guaraní en un partido sin demasiada pasión ni juego que confirmó la prevista superioridad inca. Había ganas de ver a la selección de Gareca tras su actuación ante Chile, y el primer cuarto de hora no decepcionó: ambiciosa y agobiante, intensa como durante todo el torneo, puso a prueba a Justo Villar por medio de Reyna y acorraló a un equipo albirrojo donde sólo Néstor Ortigoza daba sentido a la posesión. Ramón Díaz había cambiado a medio equipo con respecto al 6-1 contra Argentina, varios de ellos por lesión (Haedo Valdez, Santa Cruz, Derlis González). Su equipo, salvo unos minutos al final de la primera parte, jugó un primer tiempo gris y perdió mordiente a medida que crecía el cansancio de Lucas Barrio, única referencia en la punta.

Perú también se iría apagando en la primera parte, contagiada de la escasa propuesta rival y cierto pasotismo del público, que se dedicaba a cantar (“Vaaaamos, vamos chileeeeenos”) y a luchar contra el frío. Se notaba la ausencia de Farfán pese a las ganas de Carrillo y Reyna. Paolo Guerrero, diezmado por dos duras faltas al comienzo del partido, también tenía un comportamiento más pasivo que de costumbre: no le llegó un balón en condiciones durante los primeros 45 minutos. Mientras tanto, Gareca desafiaba el frío en la banda y daba órdenes permanentes para evitar el aburrimiento. Sólo detalles de Ortigoza y Cueva permitían algún momento de placer futbolístico en un duelo que no parecía interesarle demasiado a nadie. Romero hizo el primer disparo a puerta paraguayo en el minuto 23 y su equipo trenzó la primera jugada colectiva de área a área en el 29. Lobatón había fallado un gol cantado en el 25 con un disparo horrible en uno de esos arrebatos de vehemencia que hacía recordar al Perú de los cuartos y las semifinales. Había poca tensión en la gélida noche de Concepción. Aunque la CONMEBOL tuiteaba que la gente se divertía haciendo la ola, parecía más bien al contrario: el descanso llegó entre un concierto de pitos.

Fue mejor el segundo tiempo, aunque sólo fuese porque a los dos minutos Carrillo, que había definido mal varias veces, metió un rechace desde la frontal del área en las redes y sacó mínimamente de su letargo a un equipo plagado de lesiones, el paraguayo, que quizá se hubiese ido con mejor sabor de boca de quedar eliminada en la tanda de penaltis contra Brasil tras su meritorio empate.

El partido se abrió un poco, sobre todo tras el ingreso de Benítez en banda izquierda y el adelantamiento de líneas de Ramón Díaz, acostumbrado en este torneo a equilibrar resultados desfavorables. Estaba visiblemente molesto el ‘Pelado’, aunque tampoco Gareca dejaba de dar instrucciones desde la banda: su voz ronca se oía hasta por televisión.

Perú pudo matar el partido en los 15 minutos siguientes, recuperando el balón varias veces arriba con Cueva, Vargas Reyna. A partir del minuto 60 la guaraní activó su mecanismo de recuperación y rozó incluso el empate en el 67 con una magnífica jugada colectiva que terminó en el poste de Gallese, batido. Paraguay puede aburrir a veces, pero jamás se rinde. Colgaba balones y se beneficiaba del esfuerzo enorme de Bobadilla, que terminaría acalambrado. Perú amagó varias veces con lograr el segundo, pero mostró cierta imprecisión final hasta que en el 87 Guerrero puso broche a la Copa con una jugada representativa del equipo de Gareca: un contragolpe fulminante que colocó a cinco hombres arriba en pocos segundos. El Depredador es pichichi del torneo junto a Eduardo Vargas (con un partido menos). Perú sólo había vencido una vez a Paraguay en sus últimos trece partidos en la Copa. Las apasionantes eliminatorias al Mundial 2018 tienen en el equipo del Tigre a otro candidato serio. 

Más información