Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Blatter sabía cuáles eran los negocios de sus colaboradores”

El exjefe de comunicación de la FIFA avala las denuncias de corrupción

La sede de la FIFA en Zúrich (Suiza). Ampliar foto
La sede de la FIFA en Zúrich (Suiza). efe

Joseph Blatter ha empezado a jugar a la ambigüedad y hasta ha abonado el terreno para que la prensa suiza especule con una posible marcha atrás en su dimisión como presidente de la FIFA. “No, políticamente no es factible”, asegura Guido Tognoni, su antiguo jefe de prensa. “A Blatter le gusta jugar con las palabras y es feliz si llama mucho la atención de los medios, pero la FIFA debe planificar ahora con un nuevo presidente”

Tognoni (Suiza, 61 años) ha sido responsable de comunicación de la FIFA, también trabajó en el departamento de marketing y conoce bien a Blatter. Su nombre aparece en el informe que elaboró hace 13 años el ex secretario general de la FIFA Zen Ruffinen, en el que, además de denunciar irregularidades financieras, también avisaba de la creación en el área de negocio del organismo futbolístico internacional de una estructura paralela interna. En su segunda etapa en la FIFA —en la primera fue despedido, a mediados de los años noventa—,Tognoni perteneció a ese aparato con poder de decisión en la sombra denominado F-Crew. Pero fue despedido de nuevo en 2003 y ahora es crítico con parte de la gestión de su antiguo jefe.

“Blatter lleva en la FIFA desde hace 40 años, la mayoría de ellos en puestos clave”, afirma Tognoni a través del correo electrónico. “No pienso que Sepp Blatter supiera la dimensión de la corrupción en América, pero sabía que miembros del Comité Ejecutivo estaban o están envueltos en ese tipo de negocios”.

El exdirectivo del máximo organismo futbolístico mundial centra sus críticas en los dirigentes americanos detenidos tras la investigación abierta por el FBI y la fiscalía estadounidense. Preguntado sobre tres de los más destacados, el paraguayo Nicolás Leoz, el brasileño Ricardo Teixeira y el uruguayo Eugenio Figueiredo, responde: “ Voy a ser muy diplomático: hay gente que consideró que desde su posición tenía licencia personal para hacer dinero extra”. Tampoco parece albergar muchas dudas sobre otro de los principales implicados, el exdirigente de la Confederación de América Central Jack Warner, de momento a salvo de la justicia en su Trinidad y Tobago natal: “Es uno de los personajes clave que ha dañado mucho la imagen de la FIFA. Siempre ha hecho lo que ha querido. Espero que el FBI y la policía puedan demostrar cómo desvió mucho dinero para él”.

Tognoni ha calificado en varias ocasiones a la FIFA de “pequeña mafia”, aunque matiza: “Siempre que lo digo tengo que subrayar la palabra pequeña. La FIFA nunca debería ser comparada con la mafia real. La mafia real mata, soborna y trata con drogas. Hay grandes, grandes diferencias. Ambas, la FIFA y la mafia, crean sus propios cosmos, pero la FIFA es todavía lo mejor del mundo”. Por lo demás, el antiguo responsable de comunicación del organismo se escuda en que no hay pruebas de que la elección de los dos próximos Mundiales en Rusia y Qatar se lograse con sobornos. Y también defiende como “honesto y limpio” al presidente de la Federación Española, Ángel María Villar.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información