Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corrupción sin freno en el fútbol argentino

Unas escuchas revelan amaños. El bloqueo de cuentas pone en riesgo el pago de los premios de la Copa América

Grondona, expresidente de la Asociación de Fútbol Argentino, en 2014.
Grondona, expresidente de la Asociación de Fútbol Argentino, en 2014. REUTERS

No vivió para soportar su escarnio público. Julio Grondona, que presidió con mano férrea la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) durante 35 años, murió en 2014 y así ha esquivado el escándalo de la FIFA y ahora también otro sobre escuchas judiciales sobre sus presuntos arreglos corruptos del deporte más popular del país. Los argentinos han escuchado cómo Grondona evita que un futbolista del Lanús sea sometido a controles antidopaje o cómo designa árbitros a dedo, sin mediación de sorteo, para arreglar los resultados de partidos. Grondona se jacta en otra conversación sobre cómo había logrado que el árbitro paraguayo Carlos Amarilla dirigiera los octavos de final de la Copa Libertadores de América entre Boca Juniors y Corinthians. “El refuerzo más grande que tuvo Boca en el último año fue Amarilla”, dijo el entonces presidente de AFA, en referencia a la victoria del club argentino sobre el brasileño. Esta escucha llevó a que la Asociación Paraguaya de Fútbol suspendiera este lunes al árbitro cuestionado.

Este escándalo llega después de que Grondona fuera implicado en el fifagate que destapó la justicia de Estados Unidos. Esta investigación y el bloqueo de las cuentas de la empresa Datisa, vinculada con dirigentes argentinos y propietaria de los derechos televisivos de la Copa América, está poniendo en riesgo incluso la entrega de premios. El presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol y vicepresidente de la Conmebol, Wilmar Valdez, garantizó el martes el pago de los premios a las cuatro selecciones semifinalistas. “Las empresas involucradas en esta investigación tenían que hacer pagos y no los depositaron”, se justificó Valdez en una cadena televisiva argentina. “No obstante, los premios se van a pagar en tiempo y forma”, aseguró el dirigente, “aun cuando la Conmebol no tiene cien millones de dólares en el banco”. Valdez confesó haberse reunido hace algunos días con el presidente de la Conmebol, Juan Ángel Napout, en paradero desconocido desde finales de mayo. Fuentes consultadas por este periódico en Chile corroboraron las palabras de Valdez.

Dinero del patrocinio

Una posible solución es que los patrocinadores entreguen el dinero directamente a la Conmebol, sin intervención de las empresas investigadas. El campeón de Sudamérica recibirá cuatro millones de dólares; el subcampeón tres, el tercero dos y el cuarto un millón de dólares. La Conmebol cubre también teóricamente los gastos de alojamiento, alimentación y transporte de las 12 delegaciones (unas 600 personas en total) durante el mes de competición.

Más información