20 años y 124 victorias

Repsol celebra dos décadas de alianza con Honda con la mirada puesta en un nuevo título Márquez: “Un día me costará más y tendré que estar preparado para la crítica”

Márquez y Pedrosa, durante la ceremonia de Repsol
Márquez y Pedrosa, durante la ceremonia de RepsolBernado Pérez

Aquella moto con el número uno en la cúpula con la que Mick Doohan ganó el campeonato del mundo de 500cc en 1997, el cuarto consecutivo (y todavía le quedaba un quinto, al año siguiente), era quizá la de mayor solera encima del escenario. Pero le acompañaban otras que hicieron vibrar a los espectadores tanto o más: como esa, con el número tres, que vio a un español convertirse en campeón de la categoría reina por primera vez en la historia. Moto, por cierto, que Álex Crivillé tiene también en su casa: “Tengo la de verdad. Y costó mucho que me la dieran, porque los japoneses…”, confesó el piloto con la boca pequeña.

Nunca he defendido un título, será una experiencia nueva, una dificultad añadida que yo convierto en motivación" Marc Márquez, campeon de MotoGP

También estaba la máquina con la que Valentino Rossi ganaría el último título para Honda, en el 2003, antes de largarse a la competencia; o las de Nicky Hayden y Casey Stoner. Y, claro, la de Marc Márquez, ese chico de 20 años que ha roto todos los moldes y que es capaz de confesar sin ruborizarse que nota cómo este año todas las miradas están puestas en él. También él quiere su moto en casa: “Ya estoy negociando con Honda, a ver si me ceden una. Le busco sitio en casa rapidito”, rió. Campeones y motos, entre otros, se reunieron este lunes en el Campus Repsol, en Madrid, para celebrar el 20 aniversario de la alianza entre Repsol y Honda en la máxima categoría del Campeonato del Mundo.

Dos décadas de trabajo que han alumbrado la colaboración más duradera en la historia del campeonato del mundo entre un patrocinador y un fabricante. Dos décadas que han dejado diez títulos mundiales, 124 victorias y 338 podios. 20 años que, además, hacen de Repsol algo más que un patrocinador, más bien un cómplice del éxito de la fábrica de motos más poderosa de la parrilla. Y, por ende, también, cómplice del triunfo de pilotos españoles como Crivillé, que permitió al público español creer que el de 500cc no era un terreno exclusivo de americanos o australianos: “Ahora me siento muy orgulloso, más incluso que cuando gané: los aficionados deseaban de corazón que ganara un español. Tardé cinco años en conseguirlo, pero lo hice”.

Cómplice de luchadores como Pedrosa: “El primer mono que tuve de pequeño, que me compró mi padre, tenía los colores de Repsol. Era cuando solo soñaba todavía con divertirme con la moto”, relató. O como Márquez, a quien la casa de lubricantes ha visto ganar desde que era un enano. Este año, después de ir escalando categorías a la misma velocidad que toma las rectas, es el blanco de MotoGP: “Nunca he defendido un título, será una experiencia nueva, una dificultad añadida que yo convierto en motivación”, dice el campeón. El reto será hacerlo tan bien como pueda, consciente como es de lo difícil que será igualar los registros del año pasado: “Seguro que llegará el día en que me costará más, pero hay que estar preparado siempre, también para las críticas”, reflexionó. Como lo está Pedrosa, a quien se le inquirió por su estado de ánimo al tener al lado, en el mismo equipo, a un novato que le ganó la partida al primer intento: “No soy un niño para picarme por esas cosas”, respondió. Y añadió: “Cada año he conseguido mejorar en algún aspecto y sigo trabajando para el futuro”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Nadia Tronchoni

Redactora jefa de la sección de Deportes y experta en motociclismo. Ha estado en cinco Rally Dakar y le apasionan el fútbol y la política. Se inició en la radio y empezó a escribir en el diario La Razón. Es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valencia, Máster en Fútbol en la UV y Executive Master en Marketing Digital por el IEBS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS