Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Dios me apartó del mal camino”

Carlos Bacca, tras la entrevista. Ampliar foto
Carlos Bacca, tras la entrevista.

Carlos Bacca (Puerto Colombia; 1986) dejó su Caribe natal para jugar en la Liga belga y fichar este verano por el Sevilla. Con 10 goles es el máximo goleador junto a Rakitic de un equipo que aspira a derrotar al Barcelona. Bacca, que pasó de vender billetes en un autobús a jugar en el Juniors de Barranquilla, se lo agradece todo a Dios y tiene un sueño: ganar el Mundial con Colombia.

Pregunta: ¿Por qué decidió usted ser futbolista?

Respuesta: Desde niño viví el ambiente del fútbol en mi familia. Mi padre es un gran aficionado y todavía juega en los campos de mi pueblo, Puerto Colombia. Él me llevaba a los partidos y yo me esforcé al máximo para ser futbolista profesional. Gracias a Dios lo pude conseguir. Jugaba en la Escuela de fútbol de Iván Lozano. Iván Lozano es un ídolo en mi pueblo y aportó mucho al fútbol colombiano.

P. Puerto Colombia, su pueblo, es el puerto de la Colombia atlántica y caribeña.

R. Es el puerto que queda a 10 kilómetros de la gran ciudad, Barranquilla. Tengo el Mar Caribe a cinco minutos de casa. Eso te marca.

P. Falcao también es de la Colombia atlántica. ¿Casualidad o es una tierra de goleadores?

R. Parece que el Caribe da goleadores. Colombia tiene muy buenos delanteros y gracias a una estupenda camada de jugadores estamos ahora en el Mundial. De pequeño lo que más te emociona es hacer goles, así que es normal que proliferen los delanteros en las inferiores. Luego, el fútbol te va poniendo en su sitio.

Un Mundial sin los mejores no es un Mundial y Falcao llegará a Brasil

P. ¿La grave lesión de Falcao, que pone en duda su presencia en el Mundial, le hace a usted tomar más responsabilidad para capitanear la delantera de Colombia?

R. Ahora lo más importante es que Falcao se recupere. Es un jugador muy importante para todo el país. Falcao tiene que estar en el Mundial y creo que llegará a tiempo. Un Mundial sin los mejores es menos Mundial y Falcao es uno de los mejores del mundo. Yo, por mi parte, asumo mi responsabilidad en la selección, como lo hago ahora en el Sevilla.

P. ¿Cómo es su relación con Falcao?

R. Con Falca me une una buena amistad. Hemos compartido mucho fuera de la cancha y es un ejemplo a seguir. Creo que los dos tenemos un carácter parecido, puesto que somos gente humilde y trabajadora. Nos ha costado mucho llegar y apreciamos lo que tenemos. Falcao es un ejemplo a seguir para mí.

P. ¿Está Colombia a la altura de la gran selección de mediados de los noventa?

R. Tenemos muy buenos jugadores en todas las posiciones, en especial en el frente de ataque. Tenemos gol y hambre de gloria después de 16 años sin que Colombia dispute un Mundial. Entonces teníamos un gran equipo con el Pibe Valderrama, con Rincón, con Aristizábal, Asprilla, el Tren Valencia…Ellos pusieron el nombre de Colombia muy alto y nosotros queremos hacerlo ahora. Somos la generación que ha devuelto a Colombia a un Mundial y queremos más por nuestro país. La clave de esta selección es que somos una gran familia. Lo somos en las concentraciones y ahora, porque siempre estamos en contacto a pesar de que cada uno juega en su club. El bien de nuestra selección es el bien de todo un país.

Sé lo que significó Luis Fabiano en el Sevilla, pero no vengo a sustituir a nadie

P. ¿Sueña jugar la final del Mundial con Colombia?

R. Claro, es mi sueño. Tenemos una gran selección y con humildad y trabajo se puede pelear con todo.

P. Usted llegó al fútbol de élite con 22 años. Pasó de cobrar pasajes en un autobús a asentarse en el Juniors de Barranquilla.

R. En cierto, a nivel profesional debuté con 22 años en 2009. Me dio la oportunidad el profe Comesaña en Juniors. El día que debuté faltaban 20 minutos para el final y el partido estaba igualado a cero. Comesaña me sacó y la grada me abucheó porque no entendía el cambio. Nadie conocía a Bacca y las dos primeras pelotas que toqué las metí dentro. Ese día cambió mi vida. Me asenté en el profesionalismo y dejé de trabajar en el autobús de línea entre Barranquilla y Puerto Colombia. Iba de banca en banca cobrando a la gente. La vida no es fácil para una familia humilde y había que colaborar.

P. ¿Quién le ayudó más en esos duros momentos?

R. Mi familia, que ha sido fundamental, que siempre me apoyó. También mi esposa. Cuando éramos novios me pagaba el transporte para poder entrenarme con Juniors.

P. ¿Por qué es usted tan religioso?

R. Creo en Dios y lo llevo en mi corazón. Él me dio las cualidades para jugar al fútbol y por eso cada vez que marco elevo mi vista al cielo. Cuando empecé mi carrera tuve algunos percances, algún resbalón de mala conducta que pudo frustrar mi carrera. Cometí errores graves. Me equivoqué. Dios me mostró el camino, me apartó del mal. Me había costado tanto llegar que hubiera sido una pena tirarlo todo. Logré salir adelante porque para ser un buen futbolista hay que cuidarse a lo largo de toda la semana y comportarse un buen profesional.

Mis compañeros y yo vamos a muerte con Unai Emery y su

cuerpo técnico

P. Vive usted en la casa de Luis Fabiano en Sevilla. ¿Entiende que se le vea como un sustituto de ese gran delantero?

R. Sé lo que significó ese delantero en el Sevilla, pero yo no vine a sustituir a nadie. Sé que lo que hizo en este club quedará para la historia, pero yo soy Bacca y ahora estamos en un nuevo tiempo.

P. Incluso tiene un escudo del Sevilla dibujado en su piscina.

R. Así es. Si fuera de otro club no hubiese alquilado esa casa.

P. La última vez que ganó el Sevilla al Barcelona en Liga en Nervión fue en 2007.

R. El Barcelona es uno de los mejores equipos del mundo, por no decir el mejor. Es un partido que se encara con una ilusión especial, como una gran oportunidad de hacer algo importante. Claro que nos toca ganar, pero no será fácil.

P. Messi parece que no llega en el mejor momento.

R. ¿Qué no está en su mejor momento? Bueno, yo creo que, junto a Cristiano, es un jugador de otro planeta. Te desequilibra en cualquier momento, tanto con un pase como con un gol. Es el mejor jugador del mundo.

P. Piqué y Bartra se perfilan como los centrales del Barcelona.

R. Los conozco bien. Me gusta mucho el fútbol y veo todos los partidos del Barcelona y el Madrid. Son buenos jugadores, buenos centrales. Creo que son el pilar de un equipo que se dispone de manera muy ofensiva. Pero también tienes sus debilidades, que sabremos explotar.

P. Parece complicado que el Barcelona pierda dos partidos seguidos en Liga.

R. Es difícil que un club tan grande pierda dos partidos seguidos, pero nosotros venimos de dos derrotas y una tercera seguida nos pondría en una situación muy incómoda. Ganarle al Barcelona puede suponer un punto de inflexión para nosotros.

P. ¿Ve ahora al Madrid un punto superior al Barcelona?

Ahora el Madrid está un punto por encima del Barcelona, al que han perjudicado las lesiones

R. Ahora sí porque su entrenador ha dado con el sistema para que rindan mejor. Además, sus mejores jugadores son más desequilibrantes ahora que los del Barcelona. Al Barça le han mermado las lesiones.

P. Y el Sevilla se ha parado después de ocho partidos sin perder y un gran partido en el Vicente Calderón.

P. Esto es fútbol. Contra el Levante jugamos un partidazo y fuimos superiores salvo en el marcador. Contra el Málaga nos caímos en el tramo final porque no fuimos fuertes ante su empuje y recibimos dos goles.

P. ¿Entiende que se empiece a cuestionar la figura de Unai Emery?

R. Mis compañeros y yo, y creo que los directivos, confían a muerte en este cuerpo técnico. El Sevilla sufrió un cambio muy grande con la llegada de 14 jugadores nuevos y eso necesita su tiempo. Somos algo irregulares, pero creo que saldremos adelante para estar en los puestos de arriba.

P. ¿Qué papel tiene Rakitic en este equipo?

R. Ivan es nuestro líder dentro y fuera del campo. Está en el mejor momento de su carrera.

P. ¿Pueden todavía pelear por la cuarta plaza y la Liga de Campeones?

R. Claro que podemos, aunque ahora es más complicado. La clave está en volver a ser ese equipo fuerte del final de la primera vuelta. Creo que dependemos todavía de nosotros para conseguirlo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.