Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los amaños salpican a Gattuso

El exjugador del Milan e internacional con Italia, investigado por su presunta implicación con una trama corrupta

Gattuso, en febrero de 2013 con el Sion. Ampliar foto
Gattuso, en febrero de 2013 con el Sion. EFE

Las redes de las mafias de amaños de partidos salpicaron de nuevo ayer al fútbol italiano. La última operación se saldó con cuatro detenidos, una quincena de registros en varios domicilios y la ampliación de la investigación a 20 personas por su presunta vinculación con la trama corrupta. Otro paso más de la Fiscalía de Cremona que, desde 2010, lucha por acabar con esta lacra. Si el impacto ha sido esta vez todavía mayor que en otras ocasiones es porque entre los nuevos investigados se encuentra uno de los referentes del fútbol italiano de la última década: el exjugador del Milan y la selección italiana Gennaro Gattuso.

Al exinternacional, cuya casa fue registrada la madrugada del lunes al martes, se le investiga por su posible participación en cuatro presuntos amaños de 2011, durante su época de jugador rossonero: Milan-Lazio; Chievo-Milan; Milan-Bari y Milan-Cagliari. En concreto, las pesquisas se centran en los mensajes de móvil que se intercambiaron el futbolista y uno de los últimos arrestados, Francesco Bazzani. Los otros tres detenidos son Salvatore Spadaro, Fabio Quadri y Cosimo Rici. Están acusados de participar desde hace cuatro años en el amaño de 90 partidos de Primera, Segunda y Tercera, de los cuales 53 serían del año pasado, 12 de la Serie A. Entre los equipos involucrados estarían Milan, Inter y Juventus.

A los cuatro detenidos de ayer se les acusa de manipular 90 partidos en Italia

Las alarmas saltaron el 20 de febrero de 2011. Según se desprende del sumario de la investigación, ese día se produjo un “hecho de particular relevancia, indicativo de las relaciones [de la trama corrupta] con el mundo profesional del Calcio”: el contacto con Gattuso, jugador del Milan. Se jugaba en el Estadio Bentegodi el partido entre el Chievo y el Milan y, según se puede leer en las pesquisas, Bazzani, que asistiría en persona al encuentro, le envió un mensaje de texto a Gattuso. Este hecho permitió verificar que el detenido había contactado 13 veces más con ese número, que usaba el futbolista.

Las investigaciones no aclaran, sin embargo, de qué forma Gattuso podría haber alterado cualquiera de los cuatro partidos en los que presuntamente está implicado. Lo que sí se desprende de las pesquisas de la Fiscalía de Cremona es la forma de actuar de las mafias, algo que el fiscal, Roberto Di Marino, avanzó recientemente en Bruselas: desde Singapur, un capo controla todos los movimientos de las extensas redes que tiene por el mundo. En el caso de Italia, los investigadores hacen referencia al grupo criminal de los cíngaros, integrado por ciudadanos húngaros, croatas e italianos. Estos serían los encargados de hacer de intermediarios con el entorno de los jugadores que, piensan, pueden ser más propicios a ser corrompidos.

Al exjugador se le investiga por mandarse mensajes con uno de los arrestados

“Me siento enfadado y ofendido, no sé ni siquiera cómo se apuesta en un partido”, aseguró ayer Gattuso, hoy entrenador del Sion, suizo, en referencia a la investigación que pesa sobre él. En una conversación interceptada el 30 de septiembre de 2011 entre dos de los investigados, Maurinho y Nicola Santoni, sin embargo, aparece el nombre del exinternacional en el contexto de una charla sobre jugadores a los que, según ellos, les gusta apostar: “Buffon juega entre 100 y 200 mil euros al mes”. “Gattuso... Cannavaro... están enfermos”, le espeta Nicola Santo a Maurinho.

El primer contacto entre Bazzani y el exjugador rossonero se produjo el 25 de enero de 2011, poco menos de un mes antes del partido ante el Chievo. En ese contexto saldría a relucir el nombre de otra persona, Pipieri Salvatore, de origen calabrés, que se pondría en contacto con Bazzani el 2 de marzo de 2011. Pipieri, según el sumario, es amigo íntimo y colaborador de Gattuso, “una verdadera institución en Milanello”, la ciudad deportiva del Milan. La figura de Pipieri retrotrajo a los investigadores a las declaraciones que hizo Perumal Wilson Raj, uno de los patrones más importantes de las mafias de amaños de partidos, después de ser detenido en Finlandia, en febrero de 2011. Este aseguró que una de las redes del cartel tenía relaciones con el “hermano” de Gattuso. El exjugador no tiene hermanos. Los investigadores dan por hecho que el término se utilizaba para describir a un amigo fiel.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información