Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi: “De la ‘plata’ se ocupa mi papá”

El astro niega ante la juez cualquier responsabilidad sobre el fraude de 4,1 millones

a Hacienda ● Su padre asume que es el encargado de gestionar el pago de impuestos

Messi, a su llegada al juzgado de Gavà.

Leo Messi llegó, declaró y se marchó de los juzgados de Gavà contento, con el pulgar hacia el cielo, envuelto por los aplausos de aficionados y curiosos para los que pesa más su calidad futbolística que sus problemas con Hacienda. En su breve comparecencia como imputado ante la juez —media hora—, el delantero azulgrana alegó que su única misión es jugar al fútbol y que es su padre el que se encarga de cosas que ignora, como el pago de impuestos o la gestión de los muy lucrativos derechos de imagen. “De la plata se ocupa mi papá”, afirmó, según fuentes judiciales.

El papá, que dio explicaciones el doble de tiempo, ratificó que dirige los asuntos extradeportivos con la ayuda de asesores. Jorge Horacio Messi exculpó a su hijo y apuntó a la deslealtad de un exsocio como causante de los males ante el fisco. El pasado junio, la fiscalía se querelló contra padre e hijo por no declarar, entre 2007 y 2009, los ingresos que obtuvo por la explotación de sus derechos de imagen. Messi defraudó 4,1 millones, cantidad que ya ha devuelto en el juzgado (con intereses) para mitigar su responsabilidad penal.

Messi, a su entrada al juzgado. ampliar foto
Messi, a su entrada al juzgado.

Tras la declaración, poco queda por investigar. La estrategia del abogado del astro argentino, el penalista Cristóbal Martell, pasa por alcanzar un acuerdo con la fiscalía que permita dejar a Messi al margen de la causa por su desconocimiento de todo lo que acontece fuera del terreno de juego. Jorge Horacio asumiría así su responsabilidad y tendría que abonar una multa millonaria. A cambio, vería muy atenuada su condena. Esa es la vía que, según fuentes judiciales, tiene más opciones de imponerse.

A los seguidores que fueron a Gavà poco les importa si Messi paga más o menos impuestos. Querían “verlo en persona, hacerle una foto, tocarle”, según Miguel, de 16 años. “A mí me da igual si Messi roba, ¡soy del Barça!”, espetó. Cerca de él, Joaquín —camiseta de Iniesta, collar de oro con el escudo del Barça— era el hombre más feliz del mundo. “Un mosso me ha dicho que me apartara del coche, pero le he dicho que no. Tenía que abrazar a Messi. Le he abrazado y le he dicho: ‘Estamos contigo”.

Messi ya ha devuelto 15 millones a Hacienda —10, por los años 2010 y 2011, que no son objeto de investigación, y cinco más por la cuota defraudada— y sigue imputado por tres delitos fiscales. Pero en Gavà jugó en campo amigo. Antes de salir, tuvo tiempo de firmar autógrafos a las funcionarias del juzgado. “¡Messi, eres el mejor del mundo!”, le gritaban sus fans. Solo un pequeño reproche de unos okupas, al otro lado de la plaza, interrumpió el torrente de elogios: “¡Messi, págate un piso!”

Jorge Messi, padre del jugador, a su llegada. ampliar foto
Jorge Messi, padre del jugador, a su llegada.

Más información