Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Creo que nunca tiré un penalti”

Navas resume la euforia de la selección española y Del Bosque agradece también “la suerte” en la tanda de penaltis

Los jugadores españoles celebran el penalti de Navas. Ampliar foto
Los jugadores españoles celebran el penalti de Navas. Getty

Toni Grande escogió a los lanzadores españoles y el sorteo determinó que Italia empezaba. Candreva lo tiró a lo Panenka.España abrió la tanda con un veterano: Xavi golpeó tocado a la izquierda de Buffon, que se venció a la derecha. “Zona de seguridad, nano”, bromeaba después. Iniesta, que no tiraba un penalti desde la pasada Euro, lo clavó también y dijo que supo que era gol cuando lo vio “dentro”. “Es el que más me ha dolido, porque lo he rozado”, admitió Buffon. Piqué, seco y duro, abajo, —“fácil, bromeaba— también engaño al italiano. Con rabia marcó Ramos, duro y arriba: “Me ha aguantado mucho, es un portero que llega muy largo, así que he decidido cuando he golpeado”. Y llegó el turno de Mata, que no falló. “La verdad es que no tiro muchos”, reconoció feliz. Montolivo empezó la segunda ronda y fue gol. Empato a seis Busquets, raso y a la derecha: “No tiraba un penalti desde el Gamper, contra el Milan, y lo fallé”, recordaba. “No me dio tiempo a pensar porque, al ser en segunda ronda, me lo han dicho muy poco antes”, explicó antes de reconocer: “Buffon me parecía enorme”.

Apareció Bonucci, que chutó arriba y el disparo se le fue por encima del larguero. Navas cogió el balón para ganar el partido, lo plantó y no dudó, seco y abajo. “No me acuerdo de la última vez que tiré un penalti, yo creo que nunca, pero tenía claro desde que fui hacia la portería dónde lo iba a tirar. Iba muy tranquilo porque la confianza del equipo no me ha dejado ponerme nervioso. Ni siquiera he rezado nada, no me daba tiempo, estaba convencido de que lo marcaba desde que me han dicho que tiraba”.

“Con Javi Martínez de ‘nueve’ no quería perder altura”, explica el seleccionador

Podía haber tirado el sexto, pero prefirió el séptimo. “Es un número que me da suerte”, dijo. Y tanta suerte. España estará en Maracaná, en su primera final de la Confederaciones. La celebración duró poco en el campo, no había fuerzas, vaciados como estaban los jugadores tras un esfuerzo épico.

“Dejadme respirar”, pidió Del Bosque cuando le invitaron a evaluar la final contra Brasil, pero valoró que sus jugadores afronten la idea de jugar en Maracaná contra Brasil “con la ilusión de un niño”. Analizó el partido desde su mirada siempre respetuosa con el juego. “Ha sido un excelente partido, noble, limpio y deportivo, con condiciones ambientales difíciles. Los italianos, superiores en el primer tiempo, nos han abierto mucho el campo, elegimos mal la presión. En el segundo lo equilibramos y en la prórroga fuimos mejores”, analizó Del Bosque, que explicó la razón por la que usó a Javi Martínez de nueve en la prórroga: “No quería perder altura y nos garantizaba mucho trabajo. Se lo propuse y le vi tan convencido. Lo tuve muy claro”.

Del Bosque aceptó que España “tuvo suerte en la injusticia de los penaltis”. Los contempló sentado en el banquillo: “Yo también estaba muy cansado y se ve lo mismo que de pie. Pensé ‘a ver si tenemos suerte”.

Orgulloso se mostró Cesare Prandelli, el seleccionador italiano, pese a quedar eliminados, porque su equipo demostró ser capaz de competir ante la mejor selección del mundo. “Hemos intentando jugar a España de tú a tú, jugando al fútbol con la pelota en el suelo. Hicimos un gran primer tiempo, pero luego ha sido difícil mantener la intensidad”, concluyó el técnico. Italia jugará ante Uruguay por el tercer puesto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información