Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Una habilidad excepcional”

Cinco ganadores de grandes analizan la capacidad de Nadal para transformarse de la arcilla a la hierba, la superficie que exige más a su rodilla y sobre la que busca su tercera corona

Nadal se agacha para ejecutar un revés cortado el viernes en la exhibición del Hurlingham club. Ampliar foto
Nadal se agacha para ejecutar un revés cortado el viernes en la exhibición del Hurlingham club. Getty Images

Es Rafael Nadal contra un triple reto. Ganar Wimbledon sin haber jugado antes un torneo sobre hierba; superar un cuadro dantesco, que ha puesto en su camino a Roger Federer (cuartos), Andy Murray (semifinales) y Novak Djokovic (final) si se impone la lógica del ránking; y probar su rodilla izquierda en la pista que exige más a las articulaciones, porque en césped se compite agachado, pegando el culo al suelo. Sin embargo, cuando el mallorquín debute hoy (16.00 aproximadamente, Canal+) contra el belga Darcis, lo hará con el paso firme de los elegidos. Nadal acumula dos títulos y tres finales en sus últimas seis participaciones en el templo de la hierba y los campeones que le precedieron admiran su capacidad para convertir el vértigo del césped en un trampolín y no en una losa para su juego. Así diseccionan sus golpes cinco ganadores de torneos del Grand Slam.

“Una habilidad excepcional” pulsa en la foto
Evolución de Rafael Nadal en Wimbledon 

John Newcombe: "A su volea y su juego en la red les doy un ocho sobre diez". “En su primer Wimbledon [2003], quedó claro que no se sentía a gusto en la red. No ha sido fácil para él, porque no lo aprendió de niño, y una de las cosas que admiro de él es la manera en la que ha trabajado en mejorar eso”, se maravilla John Newcombe, ex número uno mundial y ganador de siete grandes, tres de ellos en Wimbledon. “Ha mejorado su técnica en el golpe, pero también su técnica a la hora de moverse en esa zona de la pista. Él y su grupo han trabajado bien tanto su equilibrio en la red como la posición y la técnica en el golpe”, añade. “Otra cosa: ha conseguido una técnica adecuada para ganar en una segunda volea lo que no puede ganar en la primera, por no estar en una buena posición. Pone una primera volea que obliga a un mal tiro a su contrario y le permite a él rematar con la segunda. Ha aprendido. Le doy un 8 sobre 10, es un voleador muy fuerte”.

Manuel Santana: “La derecha, un balazo”. “El mejor golpe que Rafa tiene en hierba, en tierra, jugando con patines y sin patines, es la derecha”, fotografía Manuel Santana, el campeón de 1966. “Cuando llega al césped, baja su posición y con la muñeca pega unos balazos increíbles. Se flexiona muy bien”, prosigue, poniendo el foco en la situación de juego que pondrá a prueba la rodilla del campeón de 12 grandes. “Durante la primera semana del torneo, cuando la hierba está más rápida, porque está menos gastada, adapta ese golpe, porque es muy listo. Esa es una habilidad excepcional. Única. Rafa es el único que puede jugar totalmente distinto en hierba y en tierra, igual que Federer es el único que tiene un tenis al ciento por ciento especializado en hierba”, subraya. “Como aquí la bola le viene más rápida, acorta el gesto y tiene que pasar el brazo perfectamente, mezclando su potencia con su calidad, algo único. En mí época, subíamos a la red. Ahora, si vas a la volea, te pasan con un tirazo como ese”.

Richard Krajiceck: “El saque, un arma”. “Creo que en hierba Rafa tiene una gran ventaja con el saque, porque la superficie le da un extra”, argumenta Richard Krajicek, ganador de ace en ace del Wimbledon de 1996. “Al ser zurdo, puede sacar abierto contra el revés de su contrario en el lado de la ventaja [donde se deciden la mayoría de las pelotas de break]. La hierba es de mucha ayuda para la gente que no tiene un arma en el saque, como Nadal, que además le pone mucho spin [rotación] a la pelota para que vaya alejándose de su oponente, el kick [salto] para que sea difícil de controlar, o tira contra tu cuerpo. ¡Eso es muy duro!”, continúa. “Además, es difícil jugar contra él porque sientes mucha presión si no restas bien: sabes que es tan bueno desde el fondo, y con el primer tiro tras su saque, que te va a mover por todos los lados. Que sus contrarios sepan eso hace mejor su servicio: toman más riesgos en el resto y fallan. Ese conjunto de cosas hacen más peligroso su saque aquí que en cualquier otra pista”.

Michael Stich: “Revés cortado para cambiar el ritmo”. “Si sabes jugar el revés cortado, ese es un golpe muy importante sobre hierba”, recuerda el alemán Michael Stich, ganador de Wimbledon en 1991 y campeón olímpico. “Es un tiro defensivo que en esta superficie puede ser ofensivo. Se usa mucho para subir a la red, al ataque”, añade. “Los que mejor lo utilizan son Federer y Murray. Ellos dos lo usan como un tiro positivo, agresivo, no lo utilizan solo para defenderse. Suben más que el resto a la red”, argumenta sobre un golpe que vuela raso e inclina el espinazo de los gigantes, obligándoles a demostrar que tienen tanta muñeca como músculo. “Nadal lo utiliza cuando está fuera de posición, cuando quiere quitarle ritmo al intercambio de golpes, ¡Pero nunca le he visto subir a la red con un revés cortado como apoyo!”.

Andrés Gimeno: “De fondo, corre y pega”. “La hierba de mi época era muy distinta, mucho más rápida. Hoy no lo es tanto, y eso permite tirar desde el fondo de la pista, es más cómodo. Nosotros teníamos que sacar y subir a la red con los dos saques, el primero y el segundo”, recuerda Andrés Gimeno, finalista sobre hierba en el Abierto de Australia de 1969, semifinalista en Wimbledon en 1970 y campeón de Roland Garros en 1972. “Hay una cosa fundamental: en tierra batida se puede resbalar y en hierba no. Rafael, aquí, ha de correr y pegar. La diferencia es grande. Es otra manera de jugar al tenis, más agresiva”, cuenta. “En mi época, jugábamos con las mismas zapatillas sobre tierra, cemento y hierba. Ahora, igual que han evolucionado las raquetas y las pelotas, lo ha hecho el calzado. Se agarran más. Eso le permite tirar desde el fondo de la pista. Así se ven peloteos y la gente se lo pasa mejor. ¡A los ingleses les encanta ver esos peloteos largos en hierba!"

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información