Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entre el museo y la enciclopedia

España firma 62 puntos en una magistral primera parte ante Lituania que remite a la histórica final olímpica de Pekín ante Estados Unidos

Hay partidos de baloncesto que pasan directamente del parquet a la enciclopedia. La selección española protagonizó ante Lituania una exhibición que remite a tardes históricas como la vivida en la final olímpica de Pekín en 2008. Ante los anfitriones del torneo, ante la hostilidad de un pabellón abarrotado, los de Scariolo firmaron un primer tiempo memorable. Un golpe en la mesa. La candidatura oficial al título. 20 minutos de un excelso baloncesto con claras reminiscencias con la plata en los Juegos Olímpicos en el que muchos calificaron como el mejor partido de la historia.

Un 24 de agosto, hace poco más de tres años, la selección española dirigida entonces por Aíto García Renenses tuteó a los Estados Unidos sobreponiéndose a todas las circunstancias adversas. Aquel día Calderón no pudo jugar, Raúl López estuvo fuera de foco y varios jugadores al borde de la eliminación por faltas. No importó. Revolucionada por el ímpetu y la valentía de Rudy Fernández (22 puntos), liderada por el talento y la jerarquía de Pau Gasol (21) y sostenida por la firme muñeca de Juan Carlos Navarro (18), España mantuvo el pulso a los NBA. El resultado final, un 107-118, puso cifras a un duelo épico. España resistió hasta el final. A falta de poco más de dos minutos para que sonara la bocina un triple de Carlos Jiménez (104-108) llevó al límite de lo soportable al excelso grupo de atletas estadounidenses.

Tras el triple de Jiménez resurgió Dwyane Wade, un martillo pilón en ataque y en defensa con 27 puntos sin fallo en los tiros de dos (5/5) y cuatro triples de siete intentos. Kobe Bryant, desenfocado durante la mayor parte del encuentro, acudió a la cita en los minutos finales. El escolta de los Lakers anotó dos triples consecutivos, en el segundo de ellos además forzó la quinta falta de Rudy, el mejor español sobre la pista con 22 puntos, y rescató a los estadounidenses en un epílogo notable que permitió a los NBA recuperar su corona olímpica ocho años después.

Aquel día, España anotó 61 puntos al descanso (31-38 en el primer cuarto y 30-31 en el segundo). Ayer ante Lituania los de Scariolo sumaron 62 (12-31 en el primer cuarto y 24-31 en el segundo). 15 puntos de Juan Carlos Navarro (66% de acierto en triples) en el primer parcial (18 al descanso) y tres triples de José Manuel Calderón (12 puntos, cuatro rebotes y cuatro asistencias) rompieron el duelo en el arranque y dieron paso a una exhibición solo mitigada por los puntos de sutura finales con los que los lituanos maquillaron el marcador. España llegó a mandar en el marcador por 31 puntos de ventaja (36-67, mediado el tercer cuarto) y dio la vuelta a su estadística de un 22% de acierto en tiros de tres (una de las peores del torneo hasta la jornada de ayer) por un 50% que al descanso era aún mejor (10 de 16 en el primer tiempo para un 63%).

Esta tarde ante Turquía los de Scariolo buscarán refrendar el golpe con un triunfo que le permitiría pasar de fase con dos victorias en el caso de que Polonia caiga ante Gran Bretaña. Espera quizá la selección con el mejor juego interior del campeonato. Espera la subcampeona del mundo con Ilyasova, Turkoglu y Asik entre otros.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.