Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La moral de Nico Terol

El piloto de Alcoy se resiste a rendirse ante su mala suerte y se apunta la pole en un fin de semana que domina a golpe de crono

Nico Terol, alcoyano y socio del equipo de su pueblo, no pudo estar este sábado en El Callao, estadio que contempló el regreso de los suyos a la Segunda división con un empate ante el Numancia. Sin embargo, demostró, también, tener más moral que el Alcoyano, como señala el dicho. No se queja nunca, todo son buenas palabras y gestos de agradecimiento al trabajo de su equipo. Cada reflexión va acompañada de una sonrisa y, en los últimos casos, como mucho, un suspiro de resignación.

Una serie de caídas que le dejaron un meñique destrozado y un golpe en el pie, primero, y un fallo mecánico, después, han obligado a Terol a no despegar los pies del suelo. Parecía que no tendría rival este curso, cuando enganchó cuatro triunfos y un segundo puesto en las cinco primeras carreras del año. Sin embargo, ha visto reducida su amplia ventaja en la clasificación general a los escasos 12 puntos que actualmente le separan del segundo, Johann Zarco, piloto al que curiosamente, se le resiste la victoria.

Con todo y con eso, Terol se defiende desde su Aprilia, la misma que le dejó tirado en la última carrera, cuando un tornillo de menos de un euro -que se rompió y dejó a la moto sin batería- le privó de ganar la sexta carrera del curso. Y machaca el cronómetro. Ha dominado todas las sesiones del fin de semana y se ha apuntado la sexta pole del curso.

Tras él, por si vuelve a despistarse siquiera un segundo, Cortese, Zarco y Viñales, eso sí a poco más de siete décimas, pues a pesar del difícil estado del asfalto, nuevo y muy resbaladizo, Terol se quedó a solo 75 milésimas del tiempo logrado por Márquez el año pasado. Por la mañana, Alberto Moncayo, cayó y se fracturó la clavícula cuando volvía a asomar por las posiciones de cabeza.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.