Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adolescentes, pero no tanto

Con la Federación preocupada por el relevo de la actual generación, cuatro juniors españoles disputan el Abierto de Australia de su categoría

Hasta la exótica Australia, alejada por decenas de horas de vuelo de occidente, se han trasladado cuatro chavales españoles. El barcelonés Oriol Roca (17 años), el gijonés Axel Álvarez, el granadino Roberto Caballés (17) y el castellonense Andrés Artuñedo (17) disputan el Abierto de Australia junior. Para el tenis español, que ya asume una crisis de futuro, la ausencia de relevo para la generación que ahora compite, su presencia es una esperanza. Faltan figuras con las que reemplazar mañana a los tenistas de hoy. Faltan, dicen los federativos, grandes proyectos inmediatos. Y sorprende que en Melbourne haya cuatro, porque hasta Australia nunca viajaron muchos jóvenes españoles.

Esos tenistas, sin embargo, ya conocen los dramas del profesionalismo. Son, en algunos casos, adolescentes con cicatrices de adulto.

Álvarez no jugó ni un partido en el primer semestre de 2010. Tras situarse como número uno europeo en categoría cadete, sufrió una lesión de cadera. Artunedo, subcampeón de Europa junior en 2010, que ganó 7-5 y 6-3 al alemán Kern en Melbourne, sufrió bajo el sol en la pista 11, durísima la jornada: 25º y 65% de humedad. Y del grupo de cuatro, acompañados unos por técnicos de la federación, otros por entrenadores con contrato privado, no todos disfrutaron de ayudas ni becas, no todos llegaron bajo el amparo federativo... aunque a alguno el viaje le mereció la pena de sobra. Roca, proveniente de la previa, pasó el domingo una mañana de nervios: cuando comenzaba el día, pisó una pista mítica y legendaria, escenario de ensueño. El joven se entrenó con Tommy Robredo en la Rod Laver Arena.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.