Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO | DOPAJE

Tras la pista de un solomillo de Irún

Historia cronológica de cómo Contador llega, supuestamente, a comer un filete contaminado por clembuterol

La historia del solomillo por el que, según el propio Alberto Contador, dio positivo en el Tour empieza un martes 20 de julio en Valladolid. Desde allí salió con su coche José Luis López Cerrón, amigo del ciclista de Pinto y organizador de la Vuelta a Castilla y León, hacia Pau, donde concluía la 16ª etapa del Tour. Contador iba líder. "Todos los años suelo ir un par de días a la ronda gala. Este año decidí ir en la jornada de descanso porque era en Pau y me pillaba cerca de la frontera española", cuenta Cerrón.

Ya en carretera llamó a Contador para decirle que iba a verle y si necesitaba algo de España. "Nosotros tenemos nuestro cocinero. Fue él, Paco, quien habló con José Luis", dice Contador. Pues Paco, el cocinero, le pidió que les llevara una buena carne. "Paco estaba de muy mal humor porque en Pau les habían puesto en un hotel malísimo y encima no le dejaban entrar a la cocina", explica López Cerrón, quien hizo una parada en Irún y dio vueltas hasta dar con una carnicería. "No conocía el sitio, no paré hasta comprar un solomillo entero de ternera".

Una vez en Pau y con el solomillo ya en el coche, José Luis se lo entregó al cocinero de Astana. Lo tuvo que cocinar en el autocar del equipo. "No sé por qué pero no le dejaron entrar al hotel", aseguró Contador. "Y por eso la carne tardó en llegar a la mesa". Tanto que Vinokúrov bajó antes al restaurante y tuvo que comer la carne del hotel. "Vino se quejó de que estaba mal y me preguntó por qué había tardado tanto en llegar la carne buena", relató Contador. "Contador y los otros en cambio me dijeron que el solomillo estaba muy tierno", dice Cerrón. Vinokúrov cenó con Grivko, Iglinskiy y Hernández. Contador probó el solomillo de Irún junto a De la Fuente, Tiralongo, Noval y Navarro. El día después, el 21 de julio, ninguno de ellos pasó por el control antidopaje. Solo lo hicieron Contador y Vinokúrov. El español dio positivo y su compañero, que no había tocado el famoso solomillo, no.

El 21 de julio, día de descanso, Contador volvió a comer la carne que le trajo su amigo Cerrón. "No solemos comer carne el día de descanso para no coger peso. Pero no queríamos desperdiciarla ni hacerle un feo al que nos la trajo en coche", dijo el chico de Pinto.

Ahora, la UCI le ha apartado cautelarmente hasta que termine de estudiar el caso del clembuterol que apareció en su orina. El departamento de Sanidad de Guipúzcoa aseguró a este diario que "hace años que no se ha producido ninguna intoxicación en humanos por esta sustancia". De la misma manera, "desde el año 99 no ha habido ninguna vaca intoxicada con clembuterol en Guipúzcoa", según informa Kerman Romeo.