"España la toca demasiado"

Jan Jongbloed, portero de Holanda en las finales de los Mundiales del 74 y 78, analiza la final

Jan Jongbloed (Amsterdam, 1940) vistió la camiseta de Holanda 24 veces. Lo suficiente para entrar en la historia del fútbol holandés ya que la mitad de los partidos que jugó defendiendo la portería oranje lo hizo en los Mundiales de Alemania 1974 y Argentina 1978. Dos finales consecutivas que Holanda perdió ante los anfitriones. Jongbloed vive en una modesta casa de dos plantas lejos del centro de Amsterdam y en su salón apenas hay un par de recuerdos de aquellos dos hitos y alguna foto familiar.

Entre ellas, la de su hijo Erik, también portero, que murió delante de su padre en 1984 durante un partido de exhibición al ser alcanzado por un rayo. El ex portero parece haber perdido la pasión por el fútbol cuando habla, pero se anima cuando alaba el centro del campo de la roja. Confía en que su selección gane en la final a España en Sudáfrica, pero "no porque juegue mejor, sino porque crea más ocasiones".

Más información
Sneijder se entrena apartado del grupo
El rodillo holandés
La 'Oranje' triunfa, los clubes languidecen
'Hup Holland Hup'
La revancha interminable

Pregunta. Holanda llega a su tercera final...

Respuesta. No es normal que Holanda llegue a la final, no hemos jugado muy... bueno, hemos jugado bien, pero hay una diferencia entre jugar bien y jugar bonito. Juegas bien si creas muchas ocasiones. Nosotros en cada partido podemos marcar dos o tres goles. España en este Mundial juega bonito, pero no ha creado muchas ocasiones ni marcado muchos goles. Esa es la diferencia por la que creo que Holanda tiene una buena oportunidad de ganar.

P. Llegar hasta aquí no es fácil y usted lo consiguió en dos ocasiones consecutivas.

R. Creo que en el 78 fue más difícil porque tuvimos algunas dificultades dentro del equipo. A mí me quitaron del once en la segunda ronda. Cosas del fútbol. Entonces tuvimos un poco de suerte con dos disparos de larga distancia contra Italia. No jugamos muy bien pero hubo suerte. Y eso no es muy habitual. En ese partido volví a jugar desde la mitad de la primera parte por la lesión de Schrijvers y jugué hasta la final.

P. En el 74 sí jugó todos los partidos.

R. Sí, y estuvo muy bien aquel campeonato pese a no ganar, porque Alemania está aquí al lado, a dos horas en coche, y fueron muchos aficionados. Fue como jugar en casa.

P. En esos dos Mundiales tuvo delante a Pasarella, Kempes, Muller, Beckenbauer...

R. Sí, incluso me enfrenté al padre de Forlán, en el primer partido del campeonato del 74, contra Uruguay. Eran todos excelentes, con mucho talento. Ahora soy un gran seguidor de Iniesta y el defensa con el pelo corto y alto... Piqué. Y Xavi, qué buen jugador. Pero algunas veces juegan demasiado bonito, demasiados toques, y a veces se necesita el estilo inglés, ¿no? Pelota arriba y crear ocasiones. Con tanto toque, España le da siempre al oponente tiempo para reorganizarse. A veces juegan demasiado bonito, que no bien, y el tempo, su ritmo, debería ser más alto. Con Alemania jugaron así y eso le dio demasiadas oportunidades al otro equipo a juntar las líneas y reorganizarse atrás.

P. ¿Es el Mundial de Sneijder?

R. Sneijder y Arjen Robben son los destacados, pero mi favorito es Kuyt, porque tiene lo que un jugador de fútbol necesita, trabaja muy duro, técnicamente es muy bueno. No se luce como Sneijder o Robben, ni es tan elegante como lo fue Cruyff, pero es un jugador muy listo.

P. ¿Está de acuerdo con las quejas sobre el Jabulani?

R. En mis tiempos los balones también hacían cosas raras, nunca te llegaban directos. Me parece algo normal.

P. ¿Está España asegurada en la portería?

R. Casillas es bueno. Es de los que ayudan a construir la casa. No es excelente, pero hace lo que tiene que hacer. Es como Stekelenburg (el meta de Holanda), estable. Eso es lo importante para el equipo. Los chicos, los defensas, tiene que confiar en él. Y sólo lo hacen cuando saben que siempre está bien.

P. ¿Qué puede cambiar la final de Sudáfrica en la historia del fútbol holandés?

R. Somos un país muy pequeño, pero somos una nación muy futbolera. La única diferencia para Holanda después de la final es que seremos campeones del mundo, y no los segundos.

P. ¿Ha cambiado mucho el juego desde las finales anteriores?

R. No he podido ver todos los partidos del Mundial, sí los de Holanda. No creo que éste vaya a ser un Mundial de los más famosos por su calidad. Creo que en 1978 y en 1974 el fútbol era diferente, tenía otro ritmo, había más clase... era más lento, pero mejor. Ahora tenemos jugadores como Van Persie y Sneijder, que no han llegado a sacar su mejor fútbol. Van Persie no ha jugado ni un partido bien. Dependemos demasiado de Robben y tenemos una buena defensa y un buen portero. Los centrocampistas son muy buenos, pero no tenemos jugadores como Iniesta y Xavi, que son especiales, como Johan Cruyff en nuestro equipo de entonces.

P. ¿Confía en esta Holanda para la final?

R. Quién sabe. Yo he disputado muchos partidos, muchos de ellos los he ganado por 1-0 y después del partido he pensado, 'teníamos que haberlo perdido por 5 a 1, pero también he jugado partidos que hemos perdido por 1-0 y he pensado, qué está pasando aquí, ¡lo normal hubiese sido golearles!' Quizá en la final Casillas juegue el mejor partido de toda su vida y lo pare todo y Stekelenburg cometa un sólo error y entonces perdamos...

Jan Jongbloed
Jan JongbloedA.P
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS