Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO

Landis confiesa y acusa

El ciclista norteamericano admite que se dopó durante su carrera, pero señala y relata que también lo hacían Armstrong y otros compañeros bajo la supervisión de Bruyneel

Floyd Landis se arruinó tratando de demostrar su inocencia ante los tribunales deportivos que le condenaron por un positivo en el Tour de 2006 , que había ganado. Años después, y después de comprobar que el ciclismo profesional, un deporte que lleva camino de autodestruirse a una velocidad que crece en proporción geométrica, le ha cerrado las puertas a un posible regreso, ha decidido "limpiar su conciencia", arruinar la vida a los que considera culpables de su caída. En una serie de e-mails enviados la primera semana de mayo a diferentes autoridades deportivas, incluido el presidente de la Unión Ciclista Internacional (UCI), Landis, ciclista norteamericano que ayudó a Lance Armstrong a ganar algunos de sus Tours, no sólo ha confesado que durante toda su carrera ha recurrido al dopaje sistemático -EPO, hormonas de crecimiento, anabolizantes, autotransfusiones de sangre- sino que, como él, sus compañeros en sus equipos -el US Postal de Armstrong hasta 2004, el Phonak en 2005 y 2006- hacían lo mismo. Incluido Armstrong, ganador de siete Tours de Francia.

"Quiero limpiar mi conciencia, no quiero seguir siendo parte del problema", dijo Landis en una entrevista con espn.com en la que confirmaba el envío de los e-mails, una noticia que en la mañana de hoy ha recorrido las redacciones de todo el mundo después de que la publicara The Wall Street Journal. "Hice lo que hice porque eso era lo que los ciclistas hacíamos y fue una elección obligada después de haber estado trabajando duro una docena de años. Fue una decisión obligada para subir al siguiente escalón". Landis era un ciclista peculiar, también popular por sus orígenes en una comunidad menonita de Pennsylvania. Admitió en la entrevista con espn.com que si había decidido hablar ahora era porque su primer contacto con el dopaje se produjo en junio de 2002 y como estas faltas prescriben a los ocho años tenía miedo de quedaran impunes.

El presidente de la UCI, Pat McQuaid, reconoció a la agencia Associated Press que había recibido un e-mail de Landis. También descalificó al ciclista norteamericano y sus motivaciones a la hora de limpiar su conciencia. "Este chaval está buscando venganza. Es triste. Es triste para el ciclismo", dijo McQuaid, que no quiso comentar el contenido de los e-mails. "Las acusaciones de Landis no son nada nuevo. Ya las hizo en el pasado. A Armstrong le han acusado muchas veces, pero no se ha podido probar nada contra él. Y en este caso tengo que dudar de la credibilidad del chaval. No hay prueba de lo que dice. Estamos hablando de un tipo que ha sido condenado por dopaje por un tribunal..."