Barcelona vuelve a arder por el Barça

La policía detiene a 104 jóvenes por provocar incidentes en el centro de la ciudad

Las conquistas del Barça no le sientan bien al orden público de la ciudad que se desvive por el equipo. La celebración por el título de Liga degeneró esta madrugada, como viene siendo habitual, en una batalla campal por las calles del centro de la ciudad. La fiesta lúdica programada en la plaza de Catalunya, donde los aficionados culés pudieron ver en directo a sus ídolos en el Camp Nou, perdió la partida contra la más salvaje orgía desarrollada en torno a la fuente de Canaletes. La batalla campal se saldó con 104 detenidos por desórdenes públicos y atentado a la autoridad y 119 heridos leves, han informado los Mossos d'Esquadra.

La Rambla volvió a ser testigo mudo de los enfrentamientos entre la policía y un puñado de jóvenes que, desde el principio de la noche, buscaron el contacto con los antidisturbios. A fe que lo lograron. El centro de la ciudad curará cuando amanezca unas heridas que ya conoce: los disturbios dejaron decenas de semáforos decapitados, papeleras arrancadas y otro mobiliario urbano seriamente dañado. El erario público se resentirá por ello. También resultaron afectados algunos comercios, cuyos escaparates sufrieron roturas. El caso más grave fue el del establecimiento de moda Desigual. Un grupo de jóvenes rompió los vidrios del establecimiento y encendió dos hogueras: una dentro de la tienda y otra, más grande y alimentada con los plásticos de un andamio cercano, fuera, en la calle.

Más información
El mejor equipo gana la mejor Liga
El mejor de área a área

A diferencia del año pasado, no hizo falta esperar demasiado para que se produjeran los choques violentos. Lo que iba a ser una noche de domingo festiva degeneró con rapidez en una madrugada de desórdenes. Pasadas las nueve de la noche, es decir, poco después de que el Barça se proclamara campeón, miles de personas (unas 30.000, según la policía) se congregaron en el centro para celebrar el título. Familias con hijos y turistas se concentraron en la plaza de Cataluña. Los más jóvenes optaron por la tradicional fuente de Canaletes, desde donde salieron los principales incidentes. Las bengalas y petardos convirtieron La Rambla en un lugar estruendoso donde se abrían botellas de cava para celebrar el triunfo.

La fiesta del Barça, tras ganar el título de Liga, llegó a Canaletas después del partido. En Las Ramblas y alrededores se congregaron miles de seguidores.Ataviados con bufandas camisetas y banderas, los culés han reivindicado el buen fútbol que ha hecho el equipo a lo largo de la temporada.Pero la celebración se desmadró por culpa de unos pocos exaltados, que destrozaron un andamio, quemaron varios contenedores y atacaron con botellas a los Mossos d'Esquadra.Varios jóvenes fueron detenidos. Una lástima que por culpa de unos pocos, la fiesta acabe siempre con sabor amargo.AGENCIA ATLASundefined
El triunfo del Barça en la Liga también se celebró ayer por todo lo alto en la Cibeles de Madrid. Los aficionados blaugranas de la capital eligieron a la diosa griega para festejar el vigésimo título de liga. Cerca de 200 aficionados se dieron cita en la fuente donde el madridismo celebra sus títulos y desde allí entonaron gritos contra su eterno rival; el Real Madrid.AGENCIA ATLASundefined
La alegría de la ciudad de Barcelona por el título liguero del Barça se ha visto empañada por unos aficionados violentos que han protagonizado una serie de disturbios en la zona de las Ramblas. En la imagen, varios agentes vestidos con la camiseta del Barcelona reducen a un hombre durante los disturbios.
La alegría de la ciudad de Barcelona por el título liguero del Barça se ha visto empañada por unos aficionados violentos que han protagonizado una serie de disturbios en la zona de las Ramblas. En la imagen, varios agentes vestidos con la camiseta del Barcelona reducen a un hombre durante los disturbios.GIANLUCA BATISTTA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS