Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÓRMULA UNO

Bob Bell, el nuevo jefe de Alonso

Ingeniero aeronáutico, el británico toma el mando de Renault tras un largo recorrido en la F-1

No parece que vaya a tener un largo recorrido en su nuevo empleo. A Bob Bell no le gustan las intrigas, ni convertirse en una estrella mediática del calibre de Flavio Briatore. Él es un ingeniero de prestigio con un largo recorrido en la fórmula 1. Por eso cuando estos días recibió la llamada de Carlos Gohsn, el presidente de Renault, para comunicarle que iba a coger el mando absoluto de la escudería hasta el final de temporada no debió hacerle mucha gracia. Ser el director del equipo Renault supone una gran inversión de tiempo en atender a los medios de comunicación y en organización. Y esas no son funciones que le seduzcan. Lo hará porque siempre ha sido una persona muy fiel a la marca francesa y ahora le necesitan en esa nueva función. Pero difícilmente tendrá continuidad en este cargo.

Hasta ahora ocupaba la dirección técnica de la escudería, y es ahí donde más rendimiento puede sacar a sus conocimientos. Bell tiene a sus espaldas ya un largo historial en la F-1. Se licenció en ingeniería aeronáutica en una de las más prestigiosas escuelas, la Ulster Queen's University de Belfast. Y comenzó trabajando en el mundo de la aviación. Pero duró poco. "Lo que menos me satisfacía", comenta, "era que nunca veías el resultado de tu trabajo. Y a mí me gustaba obtener una respuesta inmediata, como ocurre en la F-1. Aquí cada 15 días te examinas. En cada carrera puedes comprobar si tu trabajo ha sido bueno o malo".

Su entrada en la F-1 no tardó en producirse. Lo hizo en McLaren y trabajó allí bajo las órdenes de uno de los ingenieros más innovadores a nivel de diseño, John Barnard. Permaneció en el equipo durante 14 años, y McLaren brilló en aquellos años con el motor TAG Turbo y con Niki Lauda y Alain Prost como pilotos. "Tenía un acaracter especial", explicó Bell sobre Barnard. "Como ingeniero tiene todo mi respeto, un 10 sobre 10. Pero como persona no creo que fuera un líder".

Cuando abandonó McLaren se incorporó en Benetton y trabajó con otro de los grandes, Nick Wirth. "Aprendí mucho de él", diría. Fue una etapa corta, porque pronto recibió una oferta de Jordan y se fue a trabajar con Paul Gascoyne. Tampoco estuvieron allí muchos años. Los dos se fueron a Benetton y cuando Gascoyne tomó nuevos rumbos, Bell fue nombrado director técnico de la escudería Renault en 2002. "Para mí, lo más importante es trabajar en equipo, que exista una buena comunicación entre los distintos departamentos y la dirección de la escudería", señala Bell. "Yo nunca fui un ingeniero mediático y, por tanto, no tuve ofertas. Permanecí en Renault, pero me siento orgulloso de pertenecer a este equipo. Y creo que somos la escudería que mejor rendimiento saca a sus recursos".

Bell será director del equipo Renault hasta el final de la temporada. Después, la marca decidirá su sustituto. "Mientras tanto, no tiramos la toalla. Creo que podemos conseguir todavía algunos buenos resultados. Y lucharemos para lograrlo. Contamos con un piloto del calibre de Fernando Alonso y nuestro coche ha mejorado mucho. Debemos seguir intentándolo".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.