Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUTOMOVILISMO | FÓRMULA UNO

McLaren - Ferrari, la hora de la verdad

El Consejo de la FIA decide mañana si McLaren es culpable o no en el escándalo del espionaje a Ferrari

A falta de cuatro carreras para que termine el Mundial, el liderato de McLaren en la clasificación de Pilotos y de Constructores podría cambiar de manos en cuestión de horas. La emoción de la temporada 2007-2008 de Fórmula Uno, una de las más intensas de los últimos años, podría tambalearse si mañana el Consejo Mundial de la FIA dictamina la culpabilidad del equipo McLaren-Mercedes en el escándalo de espionaje y uso ilícito de información confidencial de Ferrari en "detrimento del campeonato".

Con los ingenieros de McLaren y Ferrari artífices del caso, Mike Coughlan y Nigel Stepney, fuera de juego, la FIA dictará sentencia en una segunda comparecencia extraordinaria sobre un dossier de "pruebas nuevas" relacionado con un intercambio de correos electrónicos entre Fernando Alonso y Pedro Martínez de la Rosa, que probarían el intercambio de datos entre los dos ex ingenieros. McLaren, por tanto, sigue en la cuerda floja, después de que en la primera comparecencia el equipo de Ron Dennis quedara exculpado pese a confirmarse la posesión ilegal de información técnica de Ferrari.

Esta vez, el Consejo puede ser más severo, y la escudería de Woking podría sufrir sanciones más rigurosas que afecten al presente y futuro del equipo: Desde una multa económica a una disminución de puntos, una posible expulsión del equipo en las temporadas 2007 y 2008 o incluso una sanción para los pilotos, pese a que en un primer momento Bernie Ecclestone negara cualquier represalia y pese a, según apunta The Times, la promesa de "amnistía" a cualquier corredor que colaborara en el esclarecimiento del caso.

El jefe de equipo de Ferrari, Jean Todt, presentará nuevas pruebas para confirmar la culpabilidad de Dennis, que apoya su defensa en la imposibilidad de demostrar el uso de dicha información. Además, cita el diario, los abogados de McLaren han alegado a la FIA también que "si son encontrados culpables, entonces otros equipos como Renault deberían ser sancionados también", aunque la organización lo considera irrelevante en el caso contra McLaren.

Sin embargo, las posibles consecuencias del escándalo, incluida la expulsión de Dennis, ha llevado a algunos altos cargos del eterno rival a hacer un llamamiento a la sensatez, recordando la contribución del patrón inglés a la Fórmula Uno. Mañana es el gran día para McLaren y Ferrari. La hora de la verdad. En juego, dinero, reputación, deportividad y, sobre todo, dos Mundiales.

Con todo, si McLaren sale finalmente malparada, el escándalo del espionaje podría arrastrar perjuicios económicos, además de deportivos. Algunas empresas, cita IHT, han mostrado preocupación por las consecuencias comerciales derivadas de la poco ética de los equipos (aunque ahora se beneficien de toda la cobertura mediática ofrecida), sobre todo si, finalmente, alguno de los que representan salen perjudicados en el juicio. Otras, según el rotativo, estarían meditando seguir dentro de un deporte "falto de honradez".

Y sobre la repercusión interna, en el seno de los pilotos se debate también sobre las secuelas de la trama. Por un lado, BMW Sauber sería la más beneficiada de todas las escuderías si McLaren quedara descalificada del Mundial, y uno de sus pilotos, Nick Heidfeld (quinto en la tabla, pasaría a ser tercero) recalca que "si un equipo hace trampas, debe ser castigado". Por otra, Mark Webber, de Red Bull, no se sorprende, y recuerda situaciones "feas" vividas en el pasado, que la gente olvida de una semana para otra. Cuestión de tiempo.

Otros casos de sanción históricos

The International Herald Tribune abre un debate en torno al circo creado por el espionaje. Mientras algunos expertos de la Fórmula Uno opinan que el caso desembocará en un cisma comercial que acompaña el espectáculo por la huida de sponsors de un deporte "corrompido", otros observadores no vaticinan cambios sustanciales y opinan que la polémica no pasará de una mera anécdota en el negocio automovilístico, tal y como ocurrió anteriormente.Hace dos años, en 2005 el equipo BAR Honda fue descalificado del GP de San Marino y sancionado con dos carreras sin competir por usar un segundo depósito de combustible. Y en 1984, el equipo Tyrrell fue eliminado del campeonato por infringir algunas reglas técnicas, si bien en la sentencia había un trasfondo político: Tyrrell se oponía a los cambios que la Fórmula Uno quería llevar a cabo el próximo año, y su exclusión permitió variar las reglas en la temporada de 1985. Sin embargo, en ambos casos, ninguno de los dos equipos era líder del campeonato.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información