Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En Brasil piden sancionar a Bilardo por "dopar" a los brasileños en el Mundial'90

El ex seleccionador brasileño Sebastiao Lazaroni reconoce que "tiene que haber sanciones ejemplares de la FIFA"

El ex seleccionador brasileño Sebastiao Lazaroni ha exigido sanciones para el técnico argentino Carlos Salvador Bilardo, después de que éste admitió que mandó "dopar" a jugadores de Brasil durante el Mundial de Italia'90. "No importa si pasaron 14 años o 14 días, pero tiene que haber sanciones ejemplares de la FIFA", ha declarado Lazaroni, seleccionador de Brasil en aquel Mundial.

El incidente salió a la luz pública en estos días, cuando en una entrevista concedida en su país Bilardo admitió que en un partido contra Brasil él y su masajista, Miguel di Lorenzo, ofrecieron a los jugadores brasileños botellas de agua con una sustancia que producía somnolencia. El único jugador brasileño víctima de la trampa parece haber sido Branco, quien denunció el hecho. Sin embargo, a Branco nadie entonces le dio mucho crédito, ni siquiera en su propio país.

Tras conocer la confesión de Bilardo, Branco ha afirmado al diario O Globo que está feliz, porque al fin se ha hecho justicia. El jugador ha afirmado que el malestar lo sintió después de que el masajista argentino le ofreció una botella de agua en un momento en que el partido estaba detenido por una falta sobre Maradona, aunque cree que esto "no influyó en el resultado porque Argentina ganó por una jugada genial de Maradona".

Branco reveló que el propio Miguel di Lorenzo y el ex defensa argentino Oscar Ruggeri reconocieron lo ocurrido durante un viaje en el que coincidieron recientemente. Aunque el jugador consideró el incidente superado, no dejó de señalar que se trató de "una total irresponsabilidad" por parte de los argentinos. "Si hubiese tenido que hacer el control antidopaje, podría haber recibido una durísima sanción sin posibilidad alguna de defensa", apuntó.

Por esas razones y en defensa del "juego limpio", Lazaroni ha afirmado que no se puede permitir que el asunto quede como una mera anécdota. "Eso no es picardía. Eso es juego sucio. Tiene que haber una sanción ejemplar para Bilardo y para el masajista. Y la federación argentina tiene que ser advertida, porque no sabemos si eso pasó solamente contra Brasil o si ocurrió en otros partidos del Mundial", ha señalado. La prensa brasileña recoge el asunto y recuerda la trayectoria polémica de Bilardo, marcada por leyendas de "trampas" desde sus tiempos de futbolista en el Estudiantes, de la ciudad de La Plata, de cuyos jugadores se decía que salían al campo de juego con alfileres para pinchar a los contrarios.