Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VUELTA 2002

El italiano Furlan se impone a Zabel en el 'sprint' de Salamanca

Roberto Heras continúa como líder de la carrera

Angelo Furlan, del equipo Alessio, mantuvo la racha de los italianos en las llegadas masivas y se apuntó al sprint la decimoséptima etapa de la Vuelta, disputada entre Benavente y Salamanca, de 145,6 kilómetros.

El italiano relegó a los grandes velocistas, su ídolo Erik Zabel y Alessandro Petacchi, mientras que los favoritos salvaron el día en espera del temido alto de La Covatilla.

Furlan, de 25 años, impidió el estreno de Zabel en la penúltima oportunidad de los guepardos. Para ello siguió su rueda en la recta de llegada y apareció por sorpresa cuando parecía encerrado para romper el pronóstico y apuntarse su primera victoria del año y cuarta de su palmarés con un tiempo de 2h.58.00, a una media muy elevada: 49,079 kms/hora.

La etapa pintaba para el Fassa y el Telekom. Por esfuerzo se merecían una buena recompensa, pero en la ley del ciclismo parece imponerse la teoría de que nunca gana el esprinter del conjunto que se pega la mayor paliza. El Alessio, con solo 4 corredores en carrera, sacó la mayor rentabilidad del trabajo ajeno.

Pasada Zamora se puso en marcha la maquinaria del ONCE y del Coast para sacar petróleo del viento lateral. Ambos equipos rompieron el pelotón con los abanicos, pero los favoritos no cayeron en la trampa. Todo el mundo iba muy atento para evitar sustos en una jornada de transición hacia las cumbres de la Sierra de Béjar.

Al final no faltaron los saltos de la ilusión y algunos echaron el resto. El tren blanco del Fassa no daba ya permiso para las aventuras, y menos cuando ya veían en lontananza las torres de la catedral. Por si acaso, los favoritos no andaban lejos de la cabeza. A 65 por hora por las calles de Salamanca los lanzadores cumplieron su función y cuando parecía que Zabel se iba a ganar el ramo del vencedor, apareció Furlan, un anónimo que le amargó la jornada.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.