ARQUITECTURA

El templo de vidrio y acero de Mies van der Rohe reluce de nuevo en Berlín

La restauración de la Neue Nationalgalerie obligó a desmontar, inventariar y recolocar más de 30.000 piezas. “La hemos tratado como un edificio del siglo XVIII y no como uno contemporáneo”, afirma el arquitecto David Chipperfield

Neue Nationalgalerie, de Mies van der Rohe, tras la restauración de David Chipperfield.
Neue Nationalgalerie, de Mies van der Rohe, tras la restauración de David Chipperfield.© Archiv Neue Nationalgalerie, Nationalgalerie,Staatliche Museen zu Berlin, Reinhard Friedrich / Neue Nationalgalerie

Han hecho falta más de seis años de trabajos, pero la Neue Nationalgalerie, la obra icónica de Ludwig Mies van der Rohe en Berlín, ya está lista para volver a albergar la colección de arte del siglo XX de los Museos Estatales. El edificio, inaugurado en 1968, ha sido restaurado por el arquitecto británico David Chipperfield conservando todos los elementos originales que no estuvieran dañados y respetando al máximo el diseño original. El museo no abrirá sus puertas hasta agosto, con una exposición de Alexander Calder, pero las obras están terminadas y en cuanto la pandemia lo permita –parte del ocio, la cultura y la restauración en interiores siguen cerradas en casi toda Alemania– unas jornadas de puertas abiertas permitirán a los berlineses comprobar el resultado de la minuciosa restauración de 140 millones de euros.

Más información

Nada parece haber cambiado en el edificio, concebido como una especie de templo: sobre un enorme zócalo de piedra se levanta una estructura de vidrio con una cubierta de acero rectangular apoyada solo en ocho pilares que apenas se perciben porque dejan libres las esquinas. La piel de vidrio consigue que el templo, una sala diáfana, parezca sostenerse sin esfuerzo y confundirse con el paisaje exterior. Después de más de cincuenta años de su inauguración, muchas de esas láminas de vidrio estaban rotas, los marcos oxidados y entraba humedad, explicó Michael Freytag, arquitecto del estudio de Chipperfield en Berlín, durante una vista con periodistas a finales de abril. A primera vista, tampoco se percibía que el hormigón de la base estaba deteriorado ni que el museo ya no cumplía con los requerimientos técnicos y de seguridad de cualquier edificio moderno.

Piezas del revestimiento de piedra de la Neue Nationalgalerie, en Berlín, retiradas e inventariadas durante la restauración del edificio.
Piezas del revestimiento de piedra de la Neue Nationalgalerie, en Berlín, retiradas e inventariadas durante la restauración del edificio.Christian Martin / Neue Nationalgalerie

Tras la intervención, a la vez extensa y quirúrgica, el edificio es un museo autónomo, destacó Freytag, con todas las funciones y los servicios necesarios. Los únicos cambios de estructura se han producido en la parte inferior, en el zócalo donde volverá a alojarse la exposición permanente con obras expresionistas, cubistas y surrealistas. Han cambiado de sitio el guardarropa y la tienda, que ahora ocupan el espacio del antiguo depósito. El nuevo almacén se ha construido ganando terreno bajo la terraza. Todo lo demás se ha mantenido como estaba. Más de 30.000 piezas (losas del pavimento, baldosas de los pilares, mobiliario…) fueron desmontadas, inventariadas y vueltas a colocar tras su restauración. Todo lo que estaba dañado fue sustituido, como los vidrios, que viajaron desde China en contenedores porque solo allí se encontró un fabricante capaz de producir láminas de la anchura necesaria. Los originales se habían fabricado en la antigua Checoslovaquia.

David Chipperfield asegura que en ningún momento sintió la tentación de alterar el diseño original de Mies van der Rohe. “Es un gran monumento de la historia de la arquitectura. Nuestra labor era restaurarlo, no representarnos a nosotros”, comenta por teléfono desde su casa de Corrubedo, A Coruña, donde ha pasado buena parte de la pandemia. “El edificio no se estaba cayendo, y superficialmente parecía estar bien, pero después de cincuenta años se había deteriorado mucho”, explica. Le sorprendió el mal estado del hormigón y cómo la condensación, muy alta a temperaturas exteriores inferiores a cuatro grados, había afectado a los cristales y a los marcos. “La fachada no se diseñó para los inviernos berlineses”, dice.

Interior de la Neue Nationalgalerie, diseñada por Mies van der Rohe, tras la restauración llevada a cabo por el arquitecto David Chipperfield,
Interior de la Neue Nationalgalerie, diseñada por Mies van der Rohe, tras la restauración llevada a cabo por el arquitecto David Chipperfield,© Simon Menges / Neue Nationalgalerie

El templo de luz y vidrio que Mies van der Rohe diseñó para Berlín vuelve a alzarse impecable a pocos metros de la Potsdamer Platz, el lugar que escogieron las autoridades para construir en Berlín occidental los equipamientos culturales que el Muro había dejado aislados en la parte oriental o que fueron destruidos durante la Segunda Guerra Mundial: la Filarmónica, la Biblioteca Nacional… Creó un área cultural nueva muy cerca del muro, el Kulturforum. “Esta obra no es solo un museo, es una pieza de un gran simbolismo”, apunta Chipperfield. La Neue Nationalgalerie es el único edificio que diseñó Mies van der Rohe en Berlín después de emigrar a Estados Unidos. El arquitecto de la Bauhaus murió en Chicago unos meses después de la inauguración.

Quien conociera el museo antes de las obras no notará a primera vista muchas de las mejoras, como la renovación de toda la infraestructura técnica (iluminación, climatización) o la eliminación de barreras, porque Chipperfield ha conservado o reproducido lo más fielmente posible todos los elementos originales. Los baños, por ejemplo, o el guardarropa. Los dos módulos de madera, donde se recibe a los visitantes, se han conservado. Incluso se ha encargado una moqueta lo más parecida posible a la original, que cubre el suelo de las salas de exposiciones inferiores. “Los desafíos de un edificio moderno son muy distintos de otro del siglo XVIII. Puede ser tentador hacerlo todo de cero otra vez, porque es posible. Nosotros hemos tratado la Neue Nationalgalerie como un edificio del siglo XVIII y no como uno contemporáneo”, explica Chipperfield.

Neue Nationalgalerie, museo diseñado por Mies van der Rohe, en Berlín, poco después de su inaguración en 1968.
Neue Nationalgalerie, museo diseñado por Mies van der Rohe, en Berlín, poco después de su inaguración en 1968.© Archiv Neue Nationalgalerie, Nationalgalerie,Staatliche Museen zu Berlin, Reinhard Friedrich / Neue Nationalgalerie

“Es una buena noticia que se haya restaurado esta obra, una lección magistral de arquitectura”, destaca al teléfono Anna Ramos, directora de la Fundación Mies van der Rohe que gestiona el pabellón que construyó el arquitecto en Barcelona para la exposición universal del 1929. La obra de Berlín, creada casi 40 años después, tiene muchas cosas en común con el pabellón, como la colocación y la distancia entre pilares. “Investigó muchos años para dar con la solución y ejecutar una obra maestra en la que la ambición estética, la estructural y la función se funden en un todo armónico”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50