Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIDEOCREACIÓN

Las nanas de Lorca, a escena

'Babelia' estrena una videocreación del colectivo teatral El Patio para el Centro Dramático Nacional que recoge fragmentos de una conferencia del poeta sobre las canciones de cuna

Videocreación con fragmentos de la conferencia sobre las nanas de Lorca.

En diciembre de 1928, Federico García Lorca pronunció en la Residencia de Estudiantes de Madrid una conferencia sobre nanas que había escuchado en diferentes partes de España. Consideraba el poeta que las canciones de cuna son el primer acercamiento de un niño a la literatura y que marcaban una huella en su corazón para toda la vida. También en ellas quedan expresadas realidades relacionadas con la vida doméstica de la España de su época y cómo las mujeres, que eran las que normalmente las cantaban a sus hijos, volcaban en ellas no solo su amor y preocupación por sus niños, sino también sus angustias y conflictos con los hombres y el mundo.

Con fragmentos de aquella conferencia, la compañía El Patio, especializada en teatro de objetos, ha creado una videocreación por encargo del Centro Dramático Nacional (CDN), que desde que comenzó el confinamiento ha puesto en marcha una nutrida programación digital que incluye filmaciones completas de obras pasadas, coloquios en directo, podcast y breves obras de nueva creación realizadas y grabadas desde las casas de los artistas. Esta de El Patio, que Babelia estrena al mismo tiempo que el CDN, corresponde a una sección titulada Desde mi cocina, que propone a los creadores la recreación de una obra de repertorio utilizando solo elementos de una cocina.

El Patio ha contado con la colaboración de la compañía de teatro para niños y jóvenes Ultramarinos de Lucas, que tiene en su repertorio un espectáculo basado en la misma conferencia, con la interpretación musical de Elena Aranoa, que es también quien canta en la videocreación las nanas a las que se refiere Lorca. La pieza se grabó en la cocina de un caserón abandonado de La Rioja, donde tiene su sede El Patio, con objetos cedidos por la tienda de antigüedades Momo de Logroño.