Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El conductor de la línea 11

Un cuento escrito por Ángeles González-Sinde durante el confinamiento con ilustraciones de Joseba Díez Iriondo para celebrar el Día del Libro

Es el Día del Libro. Estamos confinados. Tengo un teléfono móvil, unos dibujos extraordinarios de mi amigo Joseba Díez Iriondo y un cuento que duerme en el cajón. Hay niños y niñas y padres y madres encerrados en sus casas como yo. Sé que algunos ya se han leído setenta veces los cuentos de la estantería. Las bibliotecas están cerradas. Las librerías también. Sé que, aunque a los niños la repetición les da seguridad y la exigen, esta repetición en que se han convertido nuestras vidas es excesiva.

Y de pronto, jugando, me pongo a pegar planos y me sale un confinacuento, un cuento que, aunque no sea de papel, puedo regalar a todos los niños y niñas que conozco para que lo lean ellos o, mejor, se lo lean sus padres o hermanos mayores. ¿Que cómo nació el cuento? Los abuelos de mi amigo Nacho tenían una juguetería en Segovia. Cuando me lo contó, dije: "Qué suerte”. A lo que repuso: "No te creas". Y no explico más para no destripar la trama. Solo diré que al relato de Nacho sumé el de mi compañero del cole Carlos, cuyos padres también tenían una juguetería y hoy es conductor de autobús.

Que lo disfrutéis mucho. Feliz día.

Ángeles González-Sinde es escritora y cineasta. Instagram: @angelesgonzalezsinde