Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

El primer español en la Royal Shakespeare Company

El actor David Luque se estrena esta temporada en un emblema del teatro británico

David Luque, hace dos semanas en Madrid.

Si ya es complicado para un actor con acento extranjero trabajar en una producción escénica en Reino Unido, imaginen el más difícil todavía: la Royal Shakespeare Company (RSC). El summum del teatro británico, con el dramaturgo más representado de todos los tiempos por bandera y una nómina de intérpretes de infarto, entre ellos Laurence Olivier, Glenda Jackson, Ian McKellen, Judi Dench, Kenneth Brannagh o Helen Mirren. Un club exclusivo en el que acaba de entrar por primera vez un español, David Luque, que ha sido elegido para participar en tres nuevos espectáculos que se estrenarán en los próximos meses en Stratford-upon-Avon, ciudad natal de Shakespeare y sede histórica de la compañía. “Nunca lo hubiera imaginado. Es una cima para cualquier actor. Es jugar en la Liga de Campeones. Como Pau Gasol en la NBA o Pedro Duque en la NASA”, comentaba en una conversación con este diario hace unos días, poco antes de volar a Stratford.

Luque, madrileño de 47 años, no es muy conocido para el gran público porque no es un rostro habitual de la televisión, pero no ha dejado de trabajar desde hace veinte años. Es uno de esos actores de dicción perfecta y sólida formación que nutren las mejores producciones teatrales españolas. Lo mismo recita un Shakespeare que es reclamado para participar en un espectáculo de vanguardia. Es habitual verlo en el Teatro de la Abadía de Madrid y ha colaborado con los directores de escena más prestigiosos del país, entre ellos José Luis Gómez, Àlex Rigola, Gerardo Vera o Ernesto Caballero. También ha hecho cine: entre otras películas, Goya en Burdeos, de Carlos Saura (1999), Los fantasmas de Goya, de Milos Forman (2005), Adults in the Room, de Costa-Gavras (2019), y La influencia, de Denis Rovira (2019). Por su papel en esta última es candidato al premio al mejor actor de reparto de la Unión de Actores y Actrices, que se entregarán el próximo 9 de marzo.

Lo curioso es que la primera vocación de Luque nunca fue ser actor. Lo suyo siempre fueron los idiomas. Estudió filología inglesa en la Universidad Complutense de Madrid y también habla alemán. “Durante mi Erasmus en Alemania empecé a hacer teatro y me di cuenta de que me gustaba, así que al volver a Madrid me integré en una compañía que hacía obras en inglés. Eso ya fue definitivo, cuando terminé la carrera no me vi ejerciendo de filólogo”, recuerda. Precisamente esta trayectoria tan peculiar es la que le ha hecho desembocar en la RSC. “Estaba haciendo una obra en Alemania el año pasado y alguien de la compañía me vio. Me propusieron hacer una prueba en Londres y la pasé”, cuenta como si nada. Es lo que tiene ser políglota. “Un día entras en el circuito internacional y empiezan a salirte trabajos como este”, dice.

¿Y no le impone tener que medirse con ese acento tan british de los actores ingleses? ¿Esa manera suya tan expresiva de pronunciar las palabras como si las masticasen? “Siempre impone enfrentarse a algo nuevo. Pero estoy tranquilo. La RSC está en un momento de apertura, rompiendo viejos esquemas para tratar de reflejar sobre el escenario la diversidad, toda esa variedad de culturas y gentes que integran en realidad la sociedad británica. Lo están haciendo en general todos los teatros del país. Puede parecer paradójico en este momento en el que acaba de producirse el Brexit, aunque quizá sea precisamente la reacción propia del mundo del arte”, opina Luque.

Precisamente, las tres obras en las que va a actuar Luque forman parte de un programa llamado Proyecto Europa en el que participan dramaturgos, directores y actores de distintos países. La primera se estrenará el 9 de abril con el título Europeana, basada en una novela del escritor checo Patrik Ouředník que repasa la historia del continente durante el siglo XX, dirigida por la sueca Maria Åberg. El 1 de mayo se presentará una nueva versión de Peer Gynt, de Ibsen, con puesta en escena de la suiza Barbara Frey. Y el 1 de agosto llegará Ensayo sobre la ceguera, una adaptación del libro de José Saramago que será dirigida por el portugués Tiago Rodrigues.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >