Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joselito el Gallo será el protagonista de la programación cultural de San Isidro

Una gran exposición recordará al famoso diestro sevillano en el centenario de su muerte

Joselito el Gallo, la tarde de su presentación en Madrid, el 13 de junio 2012.
Joselito el Gallo, la tarde de su presentación en Madrid, el 13 de junio 2012.

 

La programación cultural de la próxima Feria de San Isidro estará centrada en la figura de Joselito el Gallo, de quien este año se cumple el centenario de su muerte en la plaza de toros de Talavera de la Reina.

Así, el Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid (CAT) informa en un comunicado que prepara una gran exposición sobre el personaje del diestro sevillano. La muestra se inaugurará en el arranque de San Isidro y estará expuesta durante toda la feria, repartida entre la Sala Antonio Bienvenida y las vitrinas exteriores de los tendidos 1, 2 y 10. De forma paralela, se desarrollará un calendario de actos culturales (conferencias, mesas redondas y proyecciones) que ahondarán en la figura de Joselito.

La exposición contará con obras de arte -algunas inéditas- sobre el torero sevillano que llevarán la firma de artistas de prestigio como Diego Ramos, Humberto Parra, Robert Ryan y César Palacios, entre otros, además de nuevos valores de la pintura taurina que harán una interpretación libre de la figura de Gallito. También se recurrirá a los fondos artísticos del Centro de Asuntos Taurinos con obras de Roberto Domingo, Manuel Benedito, Ricardo Marín, Eloy Morales o Jano.

Por otro lado, desde el CAT, se están seleccionando fotografías originales o menos conocidas de Joselito con las que se diseñarán varios paneles de gran formato que contarán la vida y algunas anécdotas personales y profesionales del diestro, así como demostrar lo que el siglo XXI aún le debe al llamado “rey de los toreros”. Como sucedió con la exposición sobre el centenario del nacimiento de Manolete (San Isidro 2017) la idea es centrarse no solo en la tauromaquia del menor de los Gallo, sino también en su personalidad y en lo que la modernidad le debe.

Finalmente, la exposición se complementará con objetos personales, como el chaleco grana y oro que vistió durante su última tarde en Talavera de la Reina, un terno completo cedido para la ocasión por el Museo Taurino de Valencia, la cabeza naturalizada de un Miura procedente del Museo de Ávila, bocetos del mausoleo de Gallito esculpido por Mariano Benlliure, cartelería, libros, recortes de prensa de la época, etc.

Otras actividades culturales salpicarán el centro de la temporada taurina en la plaza de Las Ventas.

Para la mini-feria de la Comunidad de Madrid (1, 2 y 3 de mayo), la sala Antonio Bienvenida acogerá una exhibición de juguetes taurinos de la mano de un taller artesano de Villarreal (Castellón) donde sus responsables crean una gama de productos a escala que reproducen con total realismo la fiesta del toro, desde las labores del campo hasta la lidia en la plaza, sin olvidar festejos populares tan internacionales como los encierros de Pamplona.

Por otra parte, la sala Antoñete acogerá del 12 al 22 de mayo una exposición conjunta de dos artistas plásticos con una enorme fuerza visual. En esta ocasión, Enrique Cruz-Calonge homenajea a su padre, Honorio Cruz, ¨El Torero de Campo de Criptana". Sus obras están realizadas con técnica mixta: acrílico, aerógrafo y collage. Cruz-Calonge ha realizado exposiciones en toda España, Frankfurt, Berlín, Costa Rica, Miami y, actualmente, desarrolla su carrera entre Ciudad de México y Madrid. Su estilo bebe del expresionismo abstracto y el simbolismo.

Por su parte, Miguel Caravaca nació en los barrios céntricos del Madrid de los años 80. Se interesó desde muy pequeño por la pintura y el dibujo, así como por la cultura urbana que en aquellos años rebosaba en la ciudad. En esta muestra en Las Ventas, Caravaca propone al espectador a través de su pintura presenciar una corrida de toros. El artista maneja un lenguaje pictórico que incorpora diferentes elementos tamizados por el arte urbano y las influencias del cubismo, para plasmar -a partir de un mecanismo contemporáneo donde el color, la línea y la composición centran todo el interés- un lenguaje propio dotado de plasticidad y belleza.

Seguidamente, desde el 23 de mayo al 3 de junio, y en el mismo escenario de la sala Antoñete, el escultor catalán Antoni Areny presenta su colección ‘Taurus’, centrada en la figura del toro, animal que ha ocupado un lugar preferente en la economía agrícola y ganadera, el lenguaje moderno y la simbología. En su obra, Areny hace un guiño a la historia mediterránea y a los grandes mitos clásicos.

Comparte sala con el polifacético artista murciano Pepe Yagües, cuya exposición se titula "La vida es un toro: embisto, luego existo". Yagües indaga y muestra el motivo, el Ser del Toro, como argumento presencial fundamental en la cultura de la antigüedad grecolatina, incluyendo el componente de la danza, coreografía de vida y muerte, no exenta de erotismo, tan presente en la tauromaquia contemporánea.

Por último, del 4 al 14 de junio, dos mujeres artistas ocuparán la sala Antoñete: Mer Hidalgo y la venezolana Ivon Gil.

La primera es una artista autodidacta que explora la esfera hiperrealista a través del dibujo a lápiz. Centra su trabajo y esfuerzo en conseguir una visión lo más realista posible de las grandes figuras del toreo, intentando que el espectador llegue a dudar si está ante una obra hecha a lápiz o una fotografía.

Por su parte, la primera vez que la venezolana Yvon Gil tuvo la ocasión de contemplar un vestido de luces le llamó la atención esa maravillosa y exquisita artesanía, como joya de orfebrería. Desde entonces, también aplica técnicas hiperrealistas para plasmar, en detalle, las luces y sombras de los ternos toreros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >