Javier Solana: “Seguiremos con el Salón de Reinos. Es imprescindible”

El presidente del patronato del Prado celebró ayer el Día Internacional de los Museos más insólito. “De momento, no podemos adelantar una fecha de reapertura”

Javier Solana, ayer en su casa en Madrid.
Javier Solana, ayer en su casa en Madrid.álvaro garcía / EL PAÍS

El próximo 12 de julio, Javier Solana (Madrid, 77 años) cumplirá un año como presidente del patronato del Prado. En este tiempo ha podido disfrutar de las mieles del éxito del bicentenario del museo, una fiesta artística en la que sumaron más de tres millones de visitantes con una taquilla que superó los 21 millones de euros. Fue un récord para una institución que se autofinancia en un 70%. Los dos primeros meses de 2020, el crecimiento siguió hasta que el 14 de marzo se declaró el estado de alarma. Dos días antes, Solana fue diagnosticado de coronavirus, por lo que permaneció cinco semanas ingresado en el hospital Ramón y Cajal. El veterano político socialista asegura sentirse ya recuperado y con ganas de hacer cosas. La semana pasada visitó un par de veces su despacho en el museo. Y el sábado, antes de mantener esta entrevista telefónica, salió a pasear en bici.

“Tenía necesidad de venir [al Prado], porque yo soy de esos que disfruta estar en contacto con un equipo que es de primera”, explica. “La última vez que había estado fue el día que acabé hospitalizado por la noche. Habíamos tenido un almuerzo el director, Miguel Falomir, y yo con la nueva consejera de AXA, una de las empresas patrocinadoras de las actividades del museo. Estuvimos en un restaurante sencillo, muy cerca del Prado, y subiendo una pequeña cuesta noté que no me llegaba el aire. Tenía fiebre y tos. Llamé a mi cardiólogo y me aconsejó ir al hospital”.

El Prado, que permanece cerrado y ayer celebró el Día Internacional de los Museos con actividades online, se enfrenta a una vuelta a la normalidad incierta, y a pérdidas sin precedentes.

El propio Falomir ha hablado en este tiempo de un escenario inédito y de consecuencias muy graves, en el que cada semana de cierre se pierde medio millón de euros por entradas y se dejan a cero los ingresos por otras actividades tan rentables como era el alquiler de las salas. “Las consecuencias serán muy notables”, reconoce Solana. “De momento, no podemos adelantar una fecha de reapertura, porque hay que trabajar en el acondicionamiento de las salas, decidir qué espacios serán visibles en los primeros tiempos, hay que preparar al personal. Los vigilantes de sala, por ejemplo, tendrán que controlar de otra manera y cuidarse de asuntos que hasta ahora no existían. El plan es bastante prolijo y complicado”.

“La tendencia irá hacia la disminución de las exposiciones temporales", asegura el expolítico socialista

Otra de las incógnitas que se abren a los museos del futuro es el sentido del exitoso sistema de exposiciones temporales. “La tendencia irá hacia su disminución”, aclara Solana. “Esa fue una moda que creció a partir de la década de los setenta en todo el mundo y que llegó a desdibujar el interés por la visita. Quiero decir que ya había una intención de poner el interés más en el propio contenido del museo que en hacer muchas exposiciones con préstamos internacionales. Pero si lo que me pregunta es que si perseguiremos repetir experiencias como la de El Bosco, le digo que no”.

Vuelven las 'Invitadas’

El presidente del patronato cree acerca de la opción de que se recuperen algunas de las citas previstas para este año “que algunas sí se podrán hacer”, aunque aclara que “es un tema sobre el que decidirán el director y su equipo”. “En cuanto se pueda, inauguraremos Invitadas. Fragmentos sobre mujeres, ideología y artes plásticas en España (1833-1931)”, dice sobre la muestra que quedó colgada con el inicio del confinamiento. “Es una gran exposición montada con obras del propio museo, de manera que no tenemos que estar pendientes de devoluciones ni de seguros. Sobre las demás, no puedo decirle cómo quedan”.

¿Y en este momento en el que de lo que se habla es de reconstrucción, se permitirá al Prado seguir con su plan de expansión al Salón de Reinos? “En eso no hay ninguna duda. Seguiremos con las obras. Puede que haya algún retraso, pero es una ampliación imprescindible. No es un disparate ni un derroche”.

Sobre las opciones de supervivencia para los museos que no gozan de una colección permanente tan potente como la del Prado, Solana cree “muchos lo van a pasar muy mal”. Y añade: “El Prado tiene la ventaja de que son muchas las personas que sienten adoración por sus obras en todo el mundo. En nuestra web se han registrado 12,5 millones de visitas desde el confinamiento hasta mediados de la pasada semana. Nuestro pequeño, pero eficacísimo equipo de expertos digitales está conectando con nuestros visitantes de manera milagrosa para mí”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50