Más que otro libro sobre Hernán Cortés

Ramón Tamames estudia al Cortés explorador y empresario, al humanista, pero también el contexto demográfico, la leyenda negra y el comercio entre España y las Indias, no solo de México

Hernán Cortés en la batalla de Otumba, pintura de autor desconocido, en el Museo del Ejército de Madrid.
Hernán Cortés en la batalla de Otumba, pintura de autor desconocido, en el Museo del Ejército de Madrid.UNIVERSAL IMAGES GROUP / GETTY

Pese a su título (Hernán Cortés, gigante de la historia), Ramón Tamames no ha escrito otro libro sobre Hernán Cortés, aprovechando que este otoño se cumplen 500 años de su encuentro con Moctezuma (ocurrió el 8 de noviembre de 1519 en Tenochtitlán, corazón del imperio azteca). Cierto es que ofrece una síntesis biográfica del conquistador extremeño; el relato de La Noche Triste; sus victorias y viajes; sobre cómo organizó un país nuevo, verdadero fundador e inventor de México, y, en fin, sobre la complicada relación con el emperador Carlos, las envidias que hubo de soportar y cómo se enfrentó a la burocracia imperial, con meticulosas reclamaciones de un esplendor que Carlos I no quiso devolverle. Recelaba de un súbdito que vivía y se comportaba como un príncipe, dotado como estaba de grandeza, de sensibilidad para lo hermoso y de un extraordinario sentido creador.

Es Josep Borrell quien define la intención de Tamames cuando se propuso escribir un ensayo poliédrico sobre una de las figuras más complejas de la historia. Sería, también, una biografía del México que es hoy el primer país hispanohablante, con 130 millones de personas. Hernán Cortés, su tiempo y el nuestro, titula el exministro el prólogo. Efectivamente, Tamames estudia al Cortés explorador y empresario, al humanista que crea ciudades majestuosas y las organiza con ambición de futuro, pero también el contexto demográfico, la leyenda negra y el comercio entre España y las Indias, no solo de México, sino también del resto de los países ocupados en apenas 80 años (entre 1494 y 1574), para dar paso a un imperio que duró 300 años, el más rápidamente configurado y el más largamente conservado.

Tamames, del que Borrell dice, como se dijo sobre Tomás Moro, que es “un hombre válido para todas las estaciones” (es decir, para cualquier empresa intelectual), alarga el libro hasta este 2019, en el que el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha vuelto a plantear que España debe pedir perdón por los “abusos de la conquista”. Académicos del Colegio Nacional, el club de los grandes nombres de la cultura mexicana, siguen debatiendo sobre la cuestión (EL PAÍS, 29 de octubre pasado). Tamames otea el ambiente, pero subraya el criterio predominante de pensadores mexicanos tan respetados como José Luis Martínez y José Vasconcelos. Lo resume con palabras del Nobel Octavio Paz: “Hernán Cortés fue un hombre extraordinario, un héroe en el antiguo sentido de la palabra. No es fácil amarlo, pero es imposible no admirarlo”.

Hay otra originalidad en este nuevo tamames. En la idea de Alicia en el país de las maravillas, que se preguntaba de qué sirve un libro que no tiene estampas y que carece de diálogos, para hacerlo fácil de leer sin perder seriedad, lo completa con un buen número de ilustraciones, un curioso diálogo al final de cada capítulo para sintetizar o criticar al propio autor, y hasta con un glosario de monedas.

Hernán Cortés, gigante de la historia. Ramón Tamames. Prólogo de Josep Borrell. Erasmus Ediciones, 2019. 414 páginas. 22,90 euros.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS