Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las comedias románticas enamoran al teatro musical

Adaptaciones de películas como ‘Flashdance’ y ‘Ghost’ se abren paso en el género con una apelación a la nostalgia del espectador

Ensayo del musical 'Ghost' en el teatro EDP de Madrid. En vídeo, ensayo del musical.

En la escena final Flashdance, de 1983, Alex Owens, la protagonista, ejecuta una coreografía tan complicada que la actriz Jennifer Beals necesitó tres dobles, dos chicas y un chico, para completarla. Aquellos planos al ritmo de What a feeling de Irene Cara, se convirtieron en un potente referente de la historia del cine. Igual que la escena de Ghost (1990) en la que el personaje que interpreta Demi Moore tornea el barro junto a su novio, encarnado por Patrick Swayze, bajo el tórrido influjo de Unchained Melody de The Rightgeous Brothers. Allí no hubo dobles, pero ambas películas, habituales de las sobremesas televisivas y poco queridas por la crítica, han pasado a la posteridad como iconos de la cultura pop que ahora se han transformado en musicales que llegan a Madrid esta temporada.

La industria del teatro musical se alimenta de la nostalgia. "Al público le gusta revivir aquellas historias que asocian a momentos felices", argumenta JC Storm, director de Flashdance. Por eso tiene esperanzas en que esta producción, que ya se ha podido ver en Barcelona, atraiga al público al teatro Nuevo Apolo de Madrid desde el 23 de enero. Antes pasará por Valencia (del 17 de octubre al 3 de noviembre) y Mallorca (5 y 6 de diciembre).

“¿Cuántas veces hemos visto estas películas en televisión?”, se pregunta Storm. Varias generaciones han crecido con este popular título sobre una soldadora que sueña con convertirse en bailarina profesional. Se han aprendido sus diálogos tras horas frente al televisor desgastando las cintas de VHS. También con Dirty Dancing y con Pretty Woman, con Ghost y con La boda de mi mejor amigo. Estas comedias románticas cuentan con guiones que calan rápidamente en el público. "El argumento de Flashdance, pese a ser tan sencillo, está lleno de verdad”, asegura el director.

El peso de Flashdance recae en los éxitos musicales de la película. No en vano la banda sonora del film ha vendido más de 20 millones de copias y se llevó dos Oscar. "Además del mítico What a feeling, sonarán Maniac, I Love Rock and Roll y Gloria [versión en inglés del clásico de Umberto Tozzi]", añade Storm. Las coreografías son el otro pilar de esta producción. Corren a cargo de Vicky Gómez, profesora de la academia de Operación Triunfo. A diferencia de la película, cuentan con una sola bailarina para la escena final: Chanel Terrero, que ha trabajado en El rey león. "En España solo hay tres actrices que puedan interpretar el papel, dramáticamente nada fácil, cantar y bailar a ese nivel", añade Storm.

Amor y fantasmas

De la misma nostalgia, aunque con mayores dosis de romanticismo, se alimenta Ghost, en el teatro EDP Gran Vía, ya en cartel. Esta producción revive el thriller romántico que conquistó hace tres décadas y que se hizo con dos Oscar. "Incorporamos elementos de la película que no estaban en el musical original para que el espectador se sienta más cerca de la historia", explica su director Federico Bellone, milanés, experimentado director peses a sus 38 años, responsable de la versión italiana de Mary Poppins.

Los juegos escénicos son clave en esta producción que narra la rocambolesca historia de un banquero asesinado por un ladrón, que protege a su novia desde el más allá con la ayuda de una médium. “Logramos que personas entren en el cuerpo de otras y que actores desaparezca en medio de la escena”, explica el director que esta temporada estrena en Valencia una nueva producción de El guardaespaldas, en el teatro Olympia desde el 13 de diciembre. Thriller romántico basado en la película homónima de Whitney Houston, que no tiene nada que ver con el montaje de Madrid en 2017.

Ni Flashdance ni Ghost permanecieron más de una temporada en sus estrenos en Londres y Broadway. Su escaso éxito no ha desalentado a los productores españoles. "España tiene la peculiaridad de que los referentes cinematográficos llenan los teatros", apostilla el director de Flashdance.

Con un potente referente también cuenta La jaula de las locas, en el teatro Rialto de Madrid. En 1996 se estrenó Una jaula de grillos, con Robin Williams, aunque esta producción dirigida y protagonizada por Ángel Llácer está basada en una obra de teatro francesa de 1973. El romanticismo también es su principal baza. “Es una historia de amor y libertad, hacia uno mismo y hacia los demás, con buen humor y alegría”, asegura Llácer. “Mezcla el brillante mundo del cabaret con la comedia de situación”, remarca su productor Jordi Sellas.

Llácer y Sellas estrenan en Barcelona La pequeña tienda de los horrores, una comedia (de terror) musical, con música de Alan Menken, compositor de Aladdin o La sirenita de Disney, el fenómeno de la temporada en la ciudad condal.

Una temporada efervescente

El pasado año se estrenaron más títulos que nunca. Este brilla por la cantidad de títulos que perviven en cartelera: El rey león afronta su novena temporada con vitalidad y La llamada llena el Lara a la vez que gira por España.

Billy Elliot inaugura su tercera temporada mientras que Anastasia, El médico y 33 el musical siguen un año más. Dirty Dancing y La familia Addams volverán a la capital a finales de año.

En Málaga A Chorus Line inaugura el Soho Caixabank de Antonio Banderas y El jovencito Frankenstein, West Side Story y Jekyll & Hyde, siguen de gira por todo el país.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >