Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA i

Lágrimas por Alexis

El nombre propio de los Emmy fue el de la actriz trans, dibujante y conocida performer que recordó Patricia Arquette en su discurso

Alexis Arquette, en 2007. En vídeo, el discurso de Patricia Arquette en los Emmy.
Lágrimas por Alexis

Circula una maravillosa fotografía de la fiesta de los Emmy donde Phoebe Waller-Bridge aparece con un cóctel en una mano y un cigarro en la otra. La creadora de Fleabag sonríe con la mirada perdida. Minutos antes se había despedido del escenario donde recibió su tercer Emmy de la noche (el de mejor serie de comedia) con un “¡esto es ridículo!” que resume a la perfección el nervioso desdén de una mujer cuya inteligencia solo puede hacerle sentir bochorno ante el éxito.

OTRAS COLUMNAS DE LA AUTORA

Más allá de la genial británica y de la inevitable melancolía que rodeó cada aparición de los otros triunfadores de la noche, el equipo de Juego de Tronos, los Emmy tuvieron otro nombre propio. Con todo el respeto por Billy Porter y su extravagante sombrero, fue el de la actriz trans, dibujante y conocida performer en los clubs de Hollywood Alexis Arquette, fallecida en 2016 a los 47 años víctima del sida y recordada entre lágrimas por su hermana Patricia al recoger su Emmy como mejor actriz por la miniserie The Act. Nacida en 1968, un año antes que Alexis, el lamento de Patricia y su reivindicación de los derechos de los transexuales destilaba una verdad infrecuente en la mecánica emoción que rodea a cualquier entrega de premios. En 2007 el documental Alexis Arquette: Ella es mi hermano relataba el tránsito definitivo de Robert en Alexis. Era el menos conocido de una famosa dinastía de actores, su padre y su abuelo, Lewis y Clift, y sus hermanos, Patricia, David y Rosanna. Pero Alexis no tuvo la misma suerte y pese a brillar en numerosas películas y series, de Pulp fiction a Friends, jamás pasó de lo anecdótico. Se convirtió en un determinado activista que, en sus minutos finales, pidió a su familia escuchar el Starman de Bowie y sonreír con su última broma: “Ahora mi transición será a otra dimensión”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información