Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si lo llego a saber, no te llamas Daenerys”

Más de 300 familias en España han puesto a sus hijos nombres de algún protagonista de ‘Juego de tronos’

game of thrones
José Antonio Gamero y Estefanía Egea, en su casa de Moratalaz (Madrid), con su hija, Arya, y su perro 'Alfa'.

A escasos 25 kilómetros del centro de Madrid, en la localidad de Parla, los Fernández de Vega Sánchez están listos para ver el penúltimo capítulo de Juego de tronos, en la madrugada del lunes 13 de mayo. Cuando finalizó la emisión, Sheila, la madre, se rio y sentenció mirando a la más pequeña de los cuatro miembros de la familia: “Si lo llego a saber, no te llamas Daenerys”. Sheila Sánchez se refiere a la terrible decisión que ha tomado una de las protagonistas de la serie, cuyo nombre decidió que sería el de su hija. “Daenerys ahora es mala. Ha perdido la cabeza igual que su padre, el rey loco”, dice entre burlona y preocupada.

Seguidora incondicional de la serie como su marido, Alberto, Sheila escogió hace casi cinco años, cuando se quedó embarazada, llamar a su hija como su personaje favorito. Ella, de 37 años, él, de 38, han leído los libros de George R. R. Martin y ya veían Juego de tronos con su primogénito, Adhan, de ocho años, nombre inspirado en la llamada a la oración de los musulmanes. “Cuando le comunicamos a nuestra familia el nombre que habíamos elegido para la niña se sorprendieron. A mi abuela se lo tuvimos que repetir varias veces, pero ahora les encanta. Mi hermano o amigas mías incluso empezaron a ver la serie por curiosidad”, explica la madre.

En España, desde que empezó a emitirse, en 2011, el fenómeno fan ha ido en aumento y también los padres que han nombrado a sus hijos como algún personaje. Daenerys y Arya son los dos de los que se tienen datos oficiales. Según el último padrón del Instituto Nacional de Estadística (INE), de 2017, hay 57 Daenerys y 279 Aryas, con una media de 2,2 años para las primeras y 2,4 años para las segundas. Residentes, sobre todo, en Madrid y Barcelona. En 2016, eran 41 y 201 respectivamente. El INE recoge los nombres cuya frecuencia es igual o mayor de 20, por lo que si existen niños inscritos como otros protagonistas, Bran o Tyrion, no aparecen.

Daenerys Fernández de Vega Sánchez, en una réplica del trono de hierro de la serie.
Daenerys Fernández de Vega Sánchez, en una réplica del trono de hierro de la serie.

La primera sorpresa con el nombre de su hija la vivió Sheila Sánchez en el paritorio. “Me hicieron la cesárea y había dos cirujanos jóvenes atendiéndome. Cuando nació la niña me dijeron que cuál sería su nombre y al decirles que Daenerys empezaron a bromear: ‘Daenerys de la Tormenta, rompedora de cadenas, madre de dragones, Khaleesi de los dothraki...”, cuenta la madre recitando la carta de presentación de la protagonista. Su hija también se la sabe de memoria y la repite cuando la ve a ella en la pantalla.

Daenerys Fernández de Vega Sánchez es modelo de varias firmas de ropa infantil. De padre toledano y madre vasca, a sus cuatro años y medio va a un colegio bilingüe y se extraña cada vez que el profesor pronuncia su nombre en inglés. Sánchez, que trabaja en un hospital veterinario, mientras que su marido es funcionario, añade que son muchísimos los dueños que han elegido para sus mascotas nombres de Juego de Tronos: “Tenemos varias perritas Sansa, alguna Khaleesi y también algún Tyrion”.

En Barcelona, la familia Stevens Higuero también decidió llamar a su última hija Daenerys. Aunque no se consideran seguidores de la serie, escogieron el nombre porque creen que tiene fuerza y personalidad. La madre, Rosa María, de 29 años, es encargada en una panadería y su marido, Hans, de 26, es instalador de fibra óptica. Ambos han acordado ponerles a sus hijos dos nombres. Tienen cuatro, dos niños y dos niñas. Por eso, el nombre completo de la menor, de nueve meses, es Daenerys Samantha Stevens Higuero.

Libro de familia en la que aparece Arya Gamero Egea.
Libro de familia en la que aparece Arya Gamero Egea.

En una de las paredes del salón de Estefi Egea y Juan Antonio Gamero, residentes en el barrio madrileño de Moratalaz, cuelga la bandera de la casa Stark. Su personaje favorito pertenece a esta familia de la saga y por eso llamaron a su hija Arya. Con dos años, lo que más le gusta hacer a Arya Gamero Egea es abrazar a su husky Alfa. El perro se parece a los lobos blancos que poseen los Stark, pero cuando sus padres lo llevaron a casa no había aún Juego de tronos y por eso no se llama como ningún personaje. Sus padres han leído todos los libros y revisan las temporadas antes de ver la que está en emisión. Egea y Gamero, administrativa de 35 años y programador de 32, se despiertan cada lunes a las tres de la madrugada para ver el nuevo capítulo antes de ir a trabajar y para que no se lo destripen los compañeros o las redes sociales. “Estamos muy contentos de haber elegido este nombre, Arya se ha convertido en una de las heroínas”, comenta Egea.

Xavier Prat, con su hija Arya.
Xavier Prat, con su hija Arya.

Xavier Prat tenía claro, tras leerse los libros y ver la serie, que su hija también se llamaría Arya, que ahora tiene 22 meses y vive junto a sus padres en Vilanova del Vallés (Barcelona). Prat, de 40 años y director comercial en búsqueda de empleo no cree que su hija “tenga problemas” en el colegio por llamarse así. “Quien más quien menos conoce la serie y es un personaje con carácter y liderazgo. Espero algún día poder ver la serie con ella y que le guste como a mí”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información