Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vicente Luis Mora: “Jamás aceptaría un encargo gratis”

El poeta y narrador cordobés Vicente Luis Mora no deja títere con cabeza en su último ensayo

Vicente Luis Mora, visto por Setanta- Ampliar foto
Vicente Luis Mora, visto por Setanta-

La huida de la imaginación (Pre-Textos), el nuevo ensayo del poeta y narrador Vicente Luis Mora (Córdoba, 1970), no deja títere con cabeza: ya sea la narrativa española de los ochenta o de la que triunfa ahora en forma de autoficción basada “como los telefilmes” en hechos reales.

¿Qué libro recomendaría como antídoto a la dominación del “basado en hechos reales”? Rascacielos (1975), de J. G. Ballard: imaginación a raudales, narrador delirante y crítica civilizatoria sin salir de un extrarradio cualquiera.

¿Qué libro tomamos por literatura y no es más que producto literario? Cualquiera que prometa morbo o efectos benéficos en vez de proponer un texto estéticamente autosustentado.

Describa la obra de Knausgård en tres palabras. Tanto, tan poco.

¿Qué libro le hizo querer ser escritor? Con toda seguridad, alguno de aquella fantástica colección “Tus libros” de la Anaya de los 80; quizá El forastero misterioso de Twain, o los cuentos de Poe.

¿Qué libro ajeno le habría gustado escribir? Cualquiera de Wallace Stevens en poesía, Pedro Páramo en prosa.

¿Cuál ha sido el último que le ha gustado? 8.38 (Candaya), de Luis Rodríguez.

De no ser escritor le habría gustado ser... Espeleólogo.

¿Cuál es la película que más veces ha visto? De las confesables, El Padrino II. La otra no se puede decir, de ningún modo. Octopussy, de la serie de 007. Pero era adolescente.

¿Qué suceso histórico admira más? Si el Fedón es fiable, las últimas palabras de Sócrates antes de morir, ya envenenado, recordándole a Critón que debían devolverle un gallo a Asclepio.

Si tuviese que usar una pieza musical como autorretrato, ¿cuál sería? Depende del día, las sonatas de Beethoven para violín y piano n.º 5, “Primavera”, o la n.º 9, “A Kreutzer”.

¿Qué encargo no aceptaría jamás? Uno que vaya contra mis ideas, o un encargo gratis, porque una de mis ideas peregrinas es que los artistas debemos cobrar, como cualquier trabajador.

¿Qué está socialmente sobrevalorado? La diversión, la felicidad, el ego.

A quién le daría el próximo Premio Cervantes? Difícil elegir, apunto nombres: Diamela Eltit, Eduardo Milán, Gimferrer o Aira.