Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cultura, con o sin ministerio propio, esa gran olvidada de las elecciones

Representantes de las principales formaciones debaten sobre sus propuestas para una materia casi ausente de los debates televisivos

De izquierda a derecha, Mariano Muniesa (Podemos), Iban García (PSOE), la moderadora del acto, Carlota del Amo; Jaime de los Santos (PP) y Marta Rivera de la Cruz (Ciudadanos).
De izquierda a derecha, Mariano Muniesa (Podemos), Iban García (PSOE), la moderadora del acto, Carlota del Amo; Jaime de los Santos (PP) y Marta Rivera de la Cruz (Ciudadanos).

La cultura no entra en los debates electorales de pequeña pantalla, sino en los de pantalla gigante (y a las once de la mañana). El lugar: el cine Doré, de Madrid. El asunto lo merece. PSOE, PP, Unidas Podemos y Ciudadanos han llegado al histórico lugar, con aforo completo, para profundizar en las ofertas culturales de sus programas, invitados por la Asociación para el Desarrollo de la Propiedad Intelectual (ADEPI).

"La cultura también es política, pero un poco menos". Las comillas con las que se ha iniciado el debate son de Marta Rivera de la Cruz (Ciudadanos), única superviviente de la cultura del entendimiento de las últimas legislaturas en el Congreso de los Diputados. “Me comprometo a incluir la cultura en cualquier negociación de Gobierno, debe tener un lugar esencial”, ha dicho Rivera de la Cruz, que ha asegurado también que entre sus objetivos se encuentra la apertura de un Centro Nacional de Fotografía y un Centro Nacional de Danza. Sin embargo, el pasado diciembre, el Ministerio de Cultura anunció la creación de un centro para la difusión de la danza.

En Unidas Podemos destacan la recuperación del valor social de la cultura, “que está bajo mínimos”. “No le hemos prestado suficiente atención y debemos hacer autocrítica desde la izquierda y la derecha”, ha señalado Mariano Muniesa. El portavoz del partido morado es divulgador del heavy metal y sustituyó en el escenario a Sofía Castañón, que no ha acudido y, posiblemente, ocupará el lugar de Eduardo Maura en el Congreso de los Diputados. Muniesa ha  indicado que la cultura es la vacuna contra el racismo y ha planteado la creación de centros culturales gestionados por ciudadanos y la flexibilización de los modelos de difusión de la cultura en Internet. Ha cerrado con la petición de una SGAE más “eficaz”.

“La cultura es un elemento fundamental en nuestro ordenamiento, un derecho ciudadano reconocido en el artículo 44 de la Constitución”, ha recordado Ibán García del Blanco, secretario federal de Cultura de los socialistas y responsable de su programa, y aspirante a eurodiputado en las próximas elecciones. “Con gobiernos progresistas la cultura ha evolucionado. Pero proponemos un pacto de Estado para que no desaparezca el Ministerio de Cultura con los vaivenes políticos, para no desandar caminos, trabajar a largo plazo en cuestiones fundamentales”, ha explicado. También quiere impulsar el pacto a escala europea, donde hay que “conseguir un IVA superreducido”. No ha querido olvidarse de los jóvenes creadores ni de la igualdad de género: “Si queremos que la sociedad se conciencie debemos erradicar los problemas de desigualdad en la cultura”.

Fiscalía contra la piratería

Del PP faltó María José García Pelayo y en su representación llegó Jaime de los Santos, consejero de Cultura en la Comunidad de Madrid, que reconoció sus carencias en materia de políticas culturales estatales. “Es importante reivindicar que la cultura es básica y que en España representa nuestro ADN”. Además, ha destacado la importancia del español, “que nos hace ser una potencia mundial y eso no va en contra de todas las particularidades idiomáticas de España”. De los Santos ha reivindicado la defensa de los derechos de autor y la creación de una “fiscalía contra la piratería”. “La cultura es vida y hay que desarrollar esta idea dentro de la identidad nacional y personal”, ha puntualizado. El representante del PP se ha detenido en el teatro, el cine y el patrimonio: “Tenemos que seguir asegurando la conservación de nuestra riqueza, de los cascos históricos que nos aseguran el turismo cultural y su riqueza económica”. Por último, ha pedido que se eviten “estigmas” de que “realidades políticas” son más afines a la cultura.

Tanto Podemos, como Ciudadanos y PSOE han pedido el desarrollo del Estatuto del Artista -aprobado por unanimidad el pasado diciembre-, en un sector con más de 500.000 profesionales y casi el 4% del PIB. Desde el PSOE reclaman que la cultura tenga un puesto fijo en el Consejo de Ministros. “Las competencias están transferidas a las Comunidades Autónomas, así que el monstruo del Ministerio no es tan necesario”, ha defendido Jaime de los Santos, para quien un Ministerio de Educación, Cultura y Deporte es suficiente para que la cultura esté representada en el Gobierno.

Rivera de la Cruz le ha respondido: “Jaime, yo he visto cómo la cultura se convierte en la hermana pobre de un ministerio compartido. Lo he visto. La cultura no puede subordinarse a nadie, es importante. El ministro de Cultura debe dedicarse a cultura únicamente para que cuando haya que medirse con el de Hacienda sea de igual a igual, porque si no el ministro se pelea con un secretario de Estado, que está por debajo. La cultura era el último mono, no estaba bien representada y los recortes fueron mayores. Es fundamental que nos comprometamos todos los grupos a que la cultura tendrá un representante propio”, ha insistido García del Blanco, aludiendo al partido ausente, Vox, que pide su eliminación.

Rivera de la Cruz, la única con experiencia en las alturas de la política estatal, ha agregado que son posibles los consensos en las políticas culturales y ha advertido de que se deben incrementar los beneficios fiscales, las ayudas y dar "entrada plena al sector privado en el público, pero no para sustituir".

El momento más crítico lo protagonizó, de nuevo, De los Santos, cuando afirmó que la compensación por copia privada a costa de los Presupuestos Generales del Estado fue una "medida transitoria". Hay que recordar que fue la primera decisión ejecutada por el PP, protagonizada por el entonces secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, de reducir drásticamente la compensación y así pasaron dos legislaturas. El patio de butacas se quejó y se revolvió ante estas palabras, que desmintió, de nuevo, la propia Rivera de la Cruz: "Jaime, tuvimos que pelear mucho en el Congreso para que el PP entendiera que ese no era el camino a seguir".

La SGAE apareció en el segundo bloque: “Ha hecho mucho daño a la imagen de las entidades de gestión de derechos", ha recalcado la vocal del partido naranja. Tanto Unidas Podemos, como PSOE y Ciudadanos se mostraron de acuerdo en la necesidad de la defensa de la gestión colectiva. Minuesa reclamó un saneamiento completo de la SGAE, aunque apuntó que quizá sea “irrecuperable”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >