Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por JORGE MORLA Y ÁNGEL SUCASAS

La española Badland Publishing se enfrenta a dos demandas de impago

Los procesos judiciales, uno de ellos ya fallado en contra, se han ejecutado en Estados Unidos y darán el salto a España

Una imagen del videojuego Axiom Verge. Ampliar foto
Una imagen del videojuego Axiom Verge.

Badland Publishing, editora de videojuegos cuyo CEO es también presidente de la patronal de videojuego (DEV), Luis Quintans,  se enfrenta a dos demandas de impago en relación a su gestión de la distribución física del videojuego indie Axiom Verge. La noticia, que salió a la luz en un reportaje publicado por Gamesindustry.biz, detalla dos procesos judiciales, uno de ellos ya resuelto a favor de la demanda, que reclaman las siguientes cantidades al publisher español: 68.677 euros (70.000 dolares) más 3.675 euros por las costas judiciales en el proceso fallado a favor y 176.120 euros (200.000 dólares) en la nueva demanda desvelada por los desarrolladores este viernes.

El primero de esos montantes, fallado por defecto a favor del demandante por el juzgado del distrito de Carolina del Norte por la no presencia del acusado, se corresponde a las copias físicas que el publisher español debería haber entregado para la versión de WiiU y que nunca entregó. El segundo, los 176.120 euros, es la cantidad que demandan los creadores del juego, Dan Adelman y Tom Happ, por los derechos de copyright de las ventas que ha tenido en Europa. Este número es aproximativo y desde el Badland Publishing han confirmado a EL PAÍS que dicho copyright "es muy inferior". Tanto Dan Adelman como Josh Fairhurst, CEO de Limited Run Games (el publisher en Estados Unidos de Axiom Verge) han confirmado a EL PAÍS que llevarán estos casos a españa "con un bufete de abogados líder". 

La historia se complica porque Badland Games, la empresa que firmó estos contratos con Limited Run Games  y con los creadores del juego, ya no existe. Dicha empresa desapareció en un concurso de acreedores que dejó la siguiente empresa, Badland Publishing, libre de compromisos contractuales con sus deudores. Fuentes de la industria han indicado que, de llevarse a juicio el asunto en España, es probable que el juez desestime la causa porque los contratos se realizaron con Badland Games, que ya no existe.

La caída de Badland Games se precipitó, según ha informado la empresa a este periódico, por un error bancario. Uno de los bancos en los que Badland Games tenía crédito informó por error al Banco de España de que la compañía se encontraba en una mala situación financiera, retrasada con sus pagos. Esto provocó que todas las líneas de crédito de la compañía se congelaran y precipitó el concurso de acreedores y liquidación de la empresa. En paralelo a estos hechos, los demandantes intentaron comunicarse con Badland Games, advirtiendo de que la no comunicación redundaría en las acciones legales acometidas.

Pero en Octubre de 2018 (meses antes aún del fallo del juzgado de Carolina del Norte), una serie de mails entre Josh Fairhurst y Luis Quintans, a los que este periódico ha accedido, demuestra que hubo un último intercambio previo a la resolución del juicio. En dicho intercambio Fairhurst da una última oportunidad a Badland Games para ofrecer una solución que cancele el juicio. Y advierte: "Múltiples miembros de la prensa nos han contactado sobre el juicio. Solo puedo imaginar cómo la prensa retratará esto y las palabras viajan muy largo entre desarrolladores y publishers, que tienen un alto concepto de nosotros. Por favor, déjanos saber cómo podemos resolver este asunto cuanto antes. Prefiero no gastar tiempo y recursos en los tribunales". La fecha de este mail es del 22 de octubre.

Tres días después, Luis Quintans, CEO de Badland Games, le responde con dos posibles opciones. O bien un pago fraccionado o bien que escojan otro juego de su catálogo y que ellos [Badland Games] asuman los costes de producción. Dicho mail no obtiene respuesta. El 19 de noviembre Quintans vuelve a mandar otro mail respecto a este asunto, también sin respuesta. La resolución del juicio culmina, a favor de Limited Run Games, el 4 de diciembre. Y la fecha en la que esa demanda se cursa es de octubre, en el intercambio de estos últimos mails sin respuesta del demandante.

A preguntas de este periódico sobre por qué no contestó a esa oferta de Badland Games, Josh Fairhust ha declarado lo siguiente: "Cuando ya había cursado una demanda legal registrada a diversas direcciones contra Badland Publishing, Luis me ofreció este plan blando de pago. Pero en ese punto mi confianza en él ya se había diluido y quería un reembolso total. Yo le envié el montante en un solo pago y esperaba lo mismo de vuelta. Sentí que era lo mejor para mis intereses reanudar el curso legal. Ahora estamos en el proceso de reforzar nuestra victoria en Estados Unidos en los juzgados de España".

Tanto Fairhust como Adelman han declarado que se pondrán en contacto con Quintans, pero que solo aceptarán un pago completo de lo adeudado. "Salvo que mi confianza pueda ser milagrosamente restaurada, no veo otra opción que funcione para nosotros que no sea el pago total, sin ningún tipo de plan a plazos que lo atenue", afirma Fairhust. Ambos han llevado la contraria a Quintans —que insiste en que ha intentado comunicarse en repetidas ocasiones con ellos, de los que solo posee el mail, incluso intentándolo a través de plataformas como LikedIN— en tanto de su insistencia para comunicarse con ellos. Adelman ha declarado: "No sé nada de él desde el 7 agosto de 2018". Fairhust: "Luis no se ha comunicado conmigo desde noviembre de 2018, así que solo he estado callado porque no ha hecho un esfuerzo de comunicarse conmigo otra vez. No estoy siendo difícil de contactar. Quiero resolver la situación."

Quintans declara exactamente lo mismo por su parte. Es más, asevera que quiere "pagar la deuda a título personal" independientemente de si legalmente la liquidación de Badland Games lo exime de ello. Pero declara que "no puede hacerlo en un pago". En contradicción con los testimonios de Adelman y Fairhust, dice que ha intentado abrir todas las vías de comunicación que posee con los desarrolladores y el publishers para resolver la situación. Además, ha publicado un comunicado oficial desde la cuenta de Badland Publishing. Quintans afirma también que ha liquidado "el 90% de la deuda contraída por Badland Games".

En cuanto a las implicaciones para la patronal del videojuego, el DEV, la comunicación por parte de la organización ha sido la siguiente, a través de su cuenta oficial de Twitter: "La junta directiva de DEV ha sido convocada para después de GDC con objeto de analizar los últimos acontecimientos y adoptar las decisiones oportunas." Quintans ha aseverado que someterá su cargo a una moción de confianza, con todas las consecuencias, para "no dañar a la asociación y al sector".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >