Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los grandes pianistas se reúnen en Madrid

La Fundación Scherzo congrega en un mismo ciclo a Volodos, Pollini, Sokolov y Martha Argerich

El pianista Arkadi Volodos en una imagen promocional.
El pianista Arkadi Volodos en una imagen promocional.

Arkadi Volodos, Maurizio Pollini, Grigory Sokolov y Martha Argerich, los pianistas más potentes del momento, se reúnen en una nueva temporada de Grandes Intérpretes, ciclo organizado por la Fundación Scherzo. Estos conciertos, que tienen lugar en el Auditorio Nacional y que están celebrando su vigesimocuarta edición, serán inaugurados por el de San Petersburgo el próximo martes.

El director artístico de Scherzo, Patrick Alfaya, destaca que, si bien el objetivo del ciclo es siempre el de acercar al público los mejores intérpretes, en esta ocasión se han superado al hacer coincidir después de “muchísimo tiempo” a estos maestros. Si a Pollini, que ofrecerá su recital el 11 de febrero, lo define como “la perfección matemática”; de Sokolov (4 de marzo) dice que es “el poeta del piano”.

Volodos, “la fuerza de la escuela rusa”, abre la temporada con interpretaciones de Schubert, Rachmaninov y Scriabin, mientras que Pollini optará por Chopin y Debussy. Para conocer el programa de Sokolov todavía hay que esperar, pero Alfaya adelanta que el ciclo configurará una panoplia temática que irá desde el barroco hasta casi nuestros días, con compositores como Beethoven, Falla, Stravinsky o Scarlatti.

“Igual que los pianistas, que van desde los más maduros a gente muy joven”, evidencia el director, que también destaca la presencia de cuatro mujeres. “Hemos logrado casi la paridad”, apunta emocionado. A Argerich, que cierra el ciclo el 26 de noviembre con la orquesta Kremerata Baltica, se unen Anne Queffélec, Kathia Buniatishvili y Beatrice Rana. Alfaya reconoce que en ocasiones la baja presencia femenina en el programa se ha debido a que “el machismo de la sociedad las ha hecho menos conocidas”, aunque matiza que también son simples problemas de agendas. “Pero poco a poco”, apunta esperanzado de que cada vez haya más.

Cada temporada la fundación escoge a un talento joven para que se estrene entre los grandes. Este año ha apostado por el español Juan Pérez Floristán (Sevilla, 1993), ganador del Primer Premio y Premio del Público del Concurso Internacional de Piano Paloma O’Shea, de Santander, entre otros reconocimientos. Alfaya explica que considera “muy importante” visibilizar el trabajo del futuro del piano. Son una buena excusa, además, para atraer a nuevo público al auditorio, pues se puede sentir más identificado con las figuras emergentes. “Y hemos bajado el precio de las entradas para los jóvenes, se pueden conseguir desde seis euros”, informa el director. Pérez Floristán coincide con otros dos compatriotas: Javier Perianes y Josep Colom, con los que se cierra la lista de 10 artistas participantes en esta edición. 

Música y juventud 

Alfaya hace hincapié en el esfuerzo que la Fundación Scherzo realiza para acercar la música clásica a los más jóvenes, no solo promocionando a los músicos noveles, sino también a través de clases magistrales en el Conservatorio Superior de Música de Madrid y de programas para público en general.

En noviembre arrancaron una iniciativa con la que llevan a un concierto a personas que no han disfrutado nunca del piano o de la música clásica en directo. Acompañadas por un miembro de la fundación, reciben unas breves explicaciones de lo que van a ver y escuchar para después recoger sus impresiones. “Cuando estuve con ellos me decían que les había gustado, que no se lo esperaban así; yo no sé lo que se esperan porque he crecido en salas de conciertos, pero hay mucha gente que nunca ha acudido a un auditorio y hay que hacer algo con eso”, enfatiza Alfaya.

Su experiencia, también como director artístico de la Quincena Musical de San Sebastián, le lleva a reclamar más atención a las instituciones públicas para “abrir las puertas” de los auditorios y “acercar la música” a los estudiantes. “En España se ha hecho mucho esfuerzo por programar, pero no por atraer público; si no te llevan desde pequeño a conciertos, a teatros, desde los colegios por ejemplo, no tienes costumbre y si nadie va, se van muriendo”, advierte.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >