Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Falomir inicia la renovación científica del Prado

El museo debe cubrir cinco vacantes clave de jefe de conservación, a las que por primera vez podrán optar profesores universitarios

Miguel Falomir, director del Prado, en el Museo de Dalí de Figueres.
Miguel Falomir, director del Prado, en el Museo de Dalí de Figueres.

Con el Bicentenario en marcha, el director del Museo Nacional del Prado, Miguel Falomir se enfrentar, un año y medio después de asumir el puesto, a la renovación más importante del organigrama del museo en los últimos 18 años. A las jubilaciones de Pilar Silva (antigua Jefa del departamento de pintura gótica flamenca y española), Manuela Mena (que a finales de enero dejará de ser la responsable de Goya) y las plazas del propio Falomir (como responsable de pintura italiana) y Andrés Úbeda (que es el nuevo director adjunto y antiguo Jefe de conservación de pintura italiana y francesa), hay que añadirle la cobertura de un puesto de nueva creación: el de responsable de la Escuela del Prado. En total, cinco plazas “en juego” y un movimiento decisivo con Goya de fondo. 

Antes de resolver la convocatoria de las plazas —pendiente de ser publicada— había que aclarar un pequeño obstáculo del convenio de los trabajadores del museo. El director ha mantenido negociaciones con los representantes sindicales durante el último medio año para realizar un cambio que permitiera la contratación de especialistas universitarios. “En el capítulo de la contratación necesitábamos incluir cuatro palabras: ‘y de la universidad’. El pasado jueves se llegó al acuerdo entre las partes”, apuntan fuentes de la dirección a este periódico. “Estamos en un momento de regeneración absoluta del Prado”, añaden.

El director confirma que primero sacará a concurso una de las plazas de pintura italiana, la de pintura gótica y la escuela. Con el “maquillaje” del convenio será un concurso entre funcionarios, en el que “habrá tribunal, evaluación y entrevista”. Pero no habrá examen, “porque son funcionarios y es así como se resuelven los concursos con personal de la Administración General del Estado”, añaden las mismas fuentes.

En la convocatoria del Prado podrán presentarse también titulares y catedráticos de la universidad. Es decir, el tribunal evaluará los méritos del currículo y la dirección decidirá quién es el mejor candidato. Es un puesto que se considera de confianza del director.

El propio Falomir llegó a la dirección en marzo de 2017, como su predecesor Miguel Zugaza, sin aplicar el código de Buenas Prácticas —este dice que el director debería ser elegido mediante un concurso público, con examen y tribunal—. También fue nombrado como cargo de confianza como Jefe de conservación de pintura italiana y francesa hasta 1700 cuando arribó desde la universidad. Al parecer, entre los candidatos favoritos de Falomir para hacerse cargo de su antiguo puesto figura el profesor de la Universidad de Granada, David García Cueto. Y como responsable de pintura gótica, Joan Molina, profesor en la Universidad de Girona.
Rubens, Velázquez y Goya

Una vez resuelto el acceso de los profesores universitarios, el director tendrá que enfrentarse al siguiente reto, teniendo en cuenta que las cuatro patas de las colecciones del museo son la pintura veneciana, Rubens, Velázquez y Goya. El departamento especializado en Goya desaparecería según esta nueva organización el próximo año, dado que fue una creación especial de Fernando Checa para Manuela Mena, experta en pintura y dibujo italiano del siglo XVII.

Con la marcha de la historiadora del arte, responsable de la descatalogación del Coloso como obra del pintor aragonés, se recuperaría la estructura original del museo, con un gran área de pintura española, que abarcaría hasta el siglo XIX incluido. El director del museo está ultimando este movimiento, pero todo apunta a que el mayor peso científico del museo recaería sobre Javier Portús.
La organización de la pinacoteca se ha dividido desde 2001 en ocho áreas y ocho responsables: restauración (con Enrique Quintana al frente), la Jefa de conservación de escultura y artes decorativas (Leticia Azcue), el Jefe de conservación de pintura española hasta 1700 (Javier Portús), Jefe de conservación de pintura flamenca y escuelas del norte hasta 1700 (Alejandro Vergara), la Jefatura de conservación de pintura italiana y francesa hasta 1700 (vacante desde que Falomir es director) la Jefa de conservación de pintura del siglo XVIII y Goya (Manuela Mena), el Jefe de conservación de pintura del siglo XIX (Javier Barón) y el jefe de conservación de dibujos y estampas (José Manuel Matilla).

Tras los cambios que tiene previsto introducir Falomir, el Prado volverá a ver reducido su cuerpo científico a siete divisiones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >