Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Pantallas BLOGS Coordinado por Héctor Llanos

¿Vivimos en la era de los androides asesinos?

Un documental de HBO analiza cómo la sociedad actual viola el principal mandamiento de Isaac Asimov: un robot jamás podrá dañar al hombre

Las maquinas autónomas fallan y los humanos mueren. Los cada vez más comunes accidentes fatales a bordo de coches de Tesla o en cadenas de montaje industrial contradicen la primera de las leyes de la robótica que aplicó el escritor Isaac Asimov en los años cuarenta en sus relatos de ciencia ficción: un robot no hará dañó a un hombre.

Desde que los titulares sobre accidentes relacionados con la inteligencia artificial empezaron a aparecer de forma habitual en los medios de comunicación hace unos años, al director Maxim Pozdorovkin le sobrevino una duda. “Parecía que las máquinas habían comenzado a exterminarnos. A mí me daba la sensación de que habíamos adoptado el mismo discurso de las novelas; que faltaba algo de contexto y nos estábamos dejando datos por el camino”, comenta por teléfono.

Investigar sobre el asunto durante años para rodar el documental The Truth About Killer Robots (La verdad sobre los robots asesinos), proyectado en el Festival de Cine de Zúrich y que estrena HBO España este 27 de noviembre, fue la forma de resolver sus propias dudas.

Pozdorovkin, ruso educado en la Universidad de Harvard, califica ese concepto cercano al de la revolución de las máquinas como “estereotipado”, lo que no significa que el cineasta abogue por una sociedad dominada por ellas.

A modo de viaje al futuro, el director ambienta parte de su relato en Japón. Allí investiga sobre las rarezas tecnológicas que se viven en un país que va varios pasos por delante de Occidente en cuanto al rol concedido a la inteligencia artificial y donde se construyen androides a imagen y semejanza de Scarlett Johansson.

No podía faltar en esa visita un encuentro con Hiroshi Ishiguro, el profesor que se ha hecho popular en todo el mundo en los últimos años por construir androides idénticos a él. “En pocos años no podremos distinguir entre robots y humanos”, explicaba él mismo en 2016 a este periódico.

En realidad, solo hay un caso de robot responsable directo de la muerte de una persona en todo el metraje. El cineasta se centra en advertir a través de su película sobre el impacto en la economía al sustituir a humanos con robots. Un tercio de los puestos de trabajo en España peligrará en 2030 por la automatización, alertaba en febrero de 2018 el estudio Will robots steal our jobs? (¿Robarán los robots nuestros empleos?), elaborado por PwC y que analiza la situación en 27 países.

No es casual que la voz que ha escogido para narrar el documental sea la de un autómata. “Era una forma de llamar la atención sobre algo: puede que hacer trabajar a un robot sea más barato, pero nos arriesgamos a perder la noción de dignidad humana”, explica Pozdorovkin.

Publicidad y arte androide

La empresa japonesa Lexus, que fabrica coches de lujo, acaba de abrir un nuevo capítulo en este debate, después de que un cuadro creado por algoritmos se subastara a finales de octubre por 380.000 euros. El 19 de noviembre, Lexus colgó en su cuenta de YouTube un spot publicitario de 60 segundos, que promociona su nuevo modelo de automóvil, el Lexus ES.

¿Vivimos en la era de los androides asesinos?

Una mujer ante 'Portrait d’Édouard Belamy', creado por un algoritmo, en la sala Christie’s de Nueva York. TIMOTHY A. CLARY AFP

Para rodar el vídeo, los responsables de la compañía cedieron la creatividad a la tecnología Watson de IBM. Dejaron por tanto que una inteligencia artificial concibiera una propuesta a partir de anuncios de productos de lujo anteriores y de haberle sido programadas las emociones que debía suscitar en el espectador. El director Kevin MacDonald (El último rey de Escocia, La sombra del poder) se encargó de rodar el guion resultante.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información