Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Granada suena como Los Ángeles

El grupo nacido en los 60 recibe la púa de plata que entrega la ciudad por ser “pioneros de la cultura musical granadina"

El alcalde de Granada, Paco Puentes, junto a miembros y familiares de Los Ángeles, en Granada.
El alcalde de Granada, Paco Puentes, junto a miembros y familiares de Los Ángeles, en Granada.

Era de justicia que en esta tercera edición de la gala Granada Ciudad del Rock (GRX-R&R) la púa de plata recayese sobre Los Ángeles. El grupo surgido en los sesenta no solo tuvo una trayectoria exitosa, convirtiéndose en un referente musical a nivel nacional, sino que abrió camino a otros artistas de la ciudad. Lori Meyers o Niños Mutantes se han reconocido deudores de su legado durante los eventos programados en torno a la entrega del premio, que tuvo lugar el pasado miércoles en el Centro Federico García Lorca. Este año también se ha homenajeado al periodista musical Juan Jesús García por sus más de tres décadas de carrera. 

Los Ángeles, que nacieron con el apellido azules, aunque después se desprendieron de él, alcanzaron el éxito a finales de los 60 y principios de los 70. De su Granada natal saltaron a Torremolinos, entonces un vergel en medio de una España en blanco y negro. Probaron suerte en Madrid y en 1966 ficharon por Hispavox, discográfica con la que "los chicos de Graná" se coronaron como "los Beatles españoles". Fue gracias a una estética similar, pero sobre todo a una armonía vocal muy trabajada y melodías pulidas en temas como Mañana, mañana, Créeme o Mónica.

Hasta el año 76 habían sobrellevado las idas y venidas de parte de sus miembros, algunos apartados por el servicio militar obligatorio. Sin embargo, ese año fue fatídico para el grupo, pues dos de sus componentes, Poncho González y José Luis Avellaneda, murieron en un accidente de tráfico. Un tercer miembro, Carlos Álvarez, sufrió heridas graves. Sus nombres se sumaron así a los de tantos otros artistas, como Cecilia, Nino Bravo o más tarde Tino Casal, que perdieron la vida tras miles de kilómetros en la carretera.

Una nueva ley

Encontrarse con música en directo en cualquier local de Granada es una realidad que se produce a espaldas de la ley. Una norma autonómica impedía que la música sonara fuera de las salas de conciertos. El Colectivo Granada Ciudad del Rock se fijó como mayor reto cambiar esta ley “absurda y obsoleta” que da la espalda a la difusión de la cultura y a una manera de vivir. Desde 2015 se han implicado en la modificación del texto, que se ha producido por fin este año. Ahora corresponde a los Ayuntamientos adaptarse al nuevo decreto que sí permite directos en pequeño formato. El alcalde de Granada, Paco Cuenca, implicado también en este nuevo sentido, aseguró bogar por la “mayor libertad” de expresión y apuntaló su compromiso recordando que desde el Consistorio ya se han otorgado permisos especiales para eventos de música en directo.

El otro asunto sobre la mesa atañe a la asistencia de menores de edad a los conciertos. El decreto ha flexibilizado esta opción, pero falta por ver cómo lo aplican los Ayuntamientos. La presencia de alcohol en las salas de conciertos y demás recintos se arguye como justificación para prohibir su entrada. La incongruencia de alegar este hecho como principal causa, cuando los niños ya están presentes en establecimientos hosteleros con venta de alcohol, es la baza del colectivo para reclamar que se terminen los vetos, como ya se ha hecho en otras comunidades como Madrid. 

El grupo desapareció hasta que en los 90, el hijo de Poncho, Popi, recuperó la agrupación junto a Álvarez, fallecido este año, y Agustín Rodríguez, miembro fundador del grupo. El fervor por su música permanecía intacto en lugares como Miami, donde tocaron ante miles de personas, como recoge el documental Los Ángeles, una leyenda del pop español, que se proyectó el pasado martes como parte de las actividades de homenaje al grupo. 

Rodríguez y González, con un parecido con su padre más que evocador, recogieron el pasado miércoles la púa de plata, junto a Paco Quero, otro de los ángeles, y los hermanos de Álvarez y Avellaneda, en un acto donde algunas lágrimas saltaron por la emoción, especialmente al mentar a los miembros ausentes físicamente, pero presentes en la boca de todos los asistentes. Una de sus canciones, Ven a Granada, volvió a sonar en la voz de Popi, que confesó sentirse "muy querido" y "agradecido" por el reconocimiento. 

El otro galardón lo recogió el periodista del diario Ideal Juan Jesús García, por su dedicación a la crítica musical durante más de 30 años. La periodista Susana Escudero, que condujo el evento, destacó su entrega dando un dato: "Asiste a una media de 40 conciertos al mes". También se afanó en recordar que “no es normal” lo que sucede en Granada, donde además de confluir un número altísimo de artistas de calado nacional e internacional, como Miguel Ríos o la familia Morente, se puede disfrutar de la música en directo en espacios públicos y privados, como bares y tiendas de discos, “que todavía hay”, enfatizó. El músico Quini Almendros, componente del grupo La Guardia y parte del Colectivo Granada Ciudad del Rock, leyó el discurso más reivindicativo apuntando que no solo se trata de “cantidad, sino de calidad”, la cual, defendió, debe mantenerse ofreciendo soporte a los músicos con un tejido empresarial nutrido y salarios dignos. “Lo de pagar lo he puesto en mayúsculas no sé por qué”, bromeó.

Granada Ciudad del Rock ha sido impulsado también por otros músicos, como los citados Niños Mutantes y Lori Meyers. Estos comparten ciudad con otros artistas de renombre que han subrayado una y otra vez en los eventos de esta semana, como Los Planetas o 091, los ganadores del año pasado de la púa de plata. Gracias a ellos se ha creado, entre otras propuestas culturales, una ruta turística en la que se puede tapear en el bar de Eric, regentado por Eric Jiménez, batería de Los Planetas o Lagartija Nick; o en La Porrona, donde este grupo creó con Enrique Morente el inigualable disco Omega. Además están detrás de ciclos para bandas emergentes y conciertos por doquier que impulsan con la ayuda del Ayuntamiento, una receta para dar a conocer el patrimonio de Granada más allá de la Alhambra. El proyecto quiere reconocer el trabajo de estos artistas, facilitar la difusión de las nuevas bandas y engrandecer la cultura granadina. Como destacó el alcalde, Paco Cuenca, el objetivo no es convertir a Granada en la ciudad del rock, sino en la ciudad de la música.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >