Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendido en el aire

En 'El hijo de las cosas', Luis Mateo Díez ofrece un humor sutil, inteligente, moderadamente surrealista

Suspendido en el aire

El lector de esta novela — desternillante— de Luis Mateo Díez que haya tenido la suerte de haber leído ya sus dos últimas obras, La soledad de los perdidos y Vicisitudes, dos espléndidas muestras de que el talento literario de este autor no decae, puede pensar —erróneamente— que acaso sea esta, la que provoca estas líneas, una obra menor, una pausa en su bien hacer, y para nada, qué va. Al igual que aquel castillo de Magritte suspendido en el aire, el mundo de este autor, su país, paisaje y paisanaje, parece flotar entre nubes sin anclajes con la realidad más roma.

Título a título, Díez va poblando ese mapa literario que despliega en su imaginación con ciudades —aquí Oceda, en otras Balma y más de las llamadas de Sombra; Celama, por supuesto—, pueblos, paisanos de nombres imposibles, y como siempre esos hechos disparatados que modelan otra realidad, diferente. Y además el humor. Si el humor siempre está presente , de una u otra forma, en su obra anterior, en esta novela este humor estalla y se nos ofrece sutil, inteligente, moderadamente surrealista —o sea poéticamente desbarrado—.

Y si hay que apurar se apura: la novela combina surrealismo y ciertas dosis muy conseguidas de un cierto neoesperpento de raíz valleinclanesca, pero a su aire, sin obligaciones con el clásico: esas dos hermanas solteras que no descuidan el sexo, consagradas cuasi incestuosamente a su hermano tarambana, quien desaparece desde la primera página, acaso por una cuestión de deudas con los naipes; un juez un tanto desastrado, pero decisivo para resolver el desaguisado; y, al final, un dúo de sabuesos policiales (el inspector arrastra en ocasiones una cabeza-móvil como quien lleva un chiguagua por la acera y el comisario reparte guantazos con la misma devoción que sagradas formas un canónigo en misa mayor), y de comparsa unos estupendos epígonos del Parnaso modernista (un tabernero, un ilusionista, un falso cojo y tuerto, y así más, a este lado y al otro del arrabal). El resultado: una desternillante —volvemos al inicio— novela con la que Luis Mateo Díez sigue en estado de gracia. Novela de mucho reír, y estupendamente escrita (sin novedad, pues).

COMPRA ONLINE 'EL HIJO DE LAS COSAS'

Autor: Luis Mateo Díez.

Editorial: Galaxia Gutenberg.

Formato: ebook y tapa dura.

Compra por 20,90€ en Casa del Libro