Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
libros

La vida irreversible

Los libros más recientes de Clara Janés reafirman su cosmovisión personal, asentada en diferentes formas artísticas, estéticas, científicas y de pensamiento

La escritora Clara Janés, en el acto de la lectura de su discurso de ingreso en la RAE.
La escritora Clara Janés, en el acto de la lectura de su discurso de ingreso en la RAE.

La escritura de Clara Janés (Barcelona, 1940) es fruto de una cosmovisión asentada en diferentes formas artísticas, estéticas, científicas y de pensamiento, donde el misticismo y el erotismo son elementos decisivos de aproximación al conocimiento. La trama de sus libros se teje con una extraordinaria cantidad de hilos que, yuxtapuestos, dibujan la totalidad de su universo poético. De algunas de estas vías de creación dan cuenta sus libros más recientes.

Sobre los enigmas de la escritura versa su discurso de ingreso en la Real Academia Española. Una estrella de puntas infinitas. En torno a Salomón y el Cantar de los cantares es una meditación acerca del poema bíblico a través de cuatro figuras esenciales, Fray Luis de León, Arias Montano, san Juan de la Cruz y santa Teresa de Jesús, donde se reflexiona sobre ese “estado alterado de conciencia” consustancial a la sensibilidad de los místicos. Por una vía erótica y orientalizante discurren los cantos de la suite poética La noche de la pantera, un intertexto de poemas e imágenes fotográficas de Adriana Veyrat, más la lectura final que, en el CD adjunto, la poeta recita acompañada por la música de Aram Khachaturian. Inspirado en una canción popular iraní, cuenta la historia de Mina, el amor de una pantera que la visita cada noche. Los celosos hombres del pueblo deciden matar a la pantera, que huye al bosque seguida por la chica, perdiéndose ambos en la noche. Los poemas son la continuación de esa canción erótica y mística en la frontera incierta del amor y de la muerte. Un texto apasionado en el éxtasis indecible de la agonía. Un amor cósmico en el que “reverberan los rugidos de plata”, esos que sacuden y “ensanchan la noche” del universo mítico del que nace este poema del deseo.

El hilo científico alcanza altura en Estructuras disipativas, término con el que el físico Ilya Prigogine definió el ordenado modo de creación que surge del caos. De esas oscilaciones dinámicas amplificadas y determinadas por las interacciones con el medio nace este libro definitivo. Las citas, referencias y homenajes, la iconicidad textual, hacen de este libro una constelación de elementos, diversos y distantes, capaces de tensar la flecha de un tiempo y un espacio que se pliegan y se despliegan: “Fuera del propio ser / queda la realidad, / que está en el tiempo, / y el movimiento es su fantasía”. La quietud referida en sus libros es ahora “el punto microscópico / del movimiento / elevado al infinito”. El poema se hace así “abrazo abierto”, un proceso indetenible de apertura al movimiento del ser y del universo, ese “tensar el arco” que sostiene la “danza” irreversible del vivir. Es la integradora duración extendida de poemas en los que “se abre un camino  que no necesita pasos, / puro fluir en esa hora / del ahora”, un lugar donde será posible que se “empiece a contar / los números del alma”. Un orden en el caos donde encontrar, frente al misterio, una íntima y transparente realidad.

Estructuras disipativas. Clara Janés. Tusquets. Barcelona, 2017. 122 páginas. 13 euros.

La noche de la pantera. Clara Janés. Fotografías de Adriana Veyrat. Vaso Roto. Madrid, 2017. 60 páginas. 18 euros.

Una estrella de puntas infinitas. Clara Janés. Vaso Roto. Madrid, 2017. 64 páginas. 12 euros.