Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los creadores piden ayuda para combatir “la falacia del todo gratis”

Las asociaciones de propiedad intelectual asisten con incertidumbre a los retos del mercado digital

La hija de Manuel Alejandro recibe la placa en la sede de la Biblioteca Marqués de Valdecilla de la Universidad Complutense.
La hija de Manuel Alejandro recibe la placa en la sede de la Biblioteca Marqués de Valdecilla de la Universidad Complutense.

Son la piedra angular de la propiedad intelectual y su gran reto a la hora de defender sus derechos es adaptarse a un nuevo ecosistema donde la obras no están en soporte físico sino en plataformas de Internet. Los creadores culturales se enfrentan al mercado digital con incertidumbre. Con sus ventajas e inconvenientes, en este nuevo marco no parecer ser oro todo lo que reluce cuando. "En la era de la tecnología hay un gran clamor y descontento de la comunidad creativa", ha sostenido este viernes el presidente de AIE (Artistas, Intérpretes y Ejecutantes), Luis Cobos, que ha calificado de  "ridículas  o inexistentes" las percepciones económicas por la explotación de las obras en el entorno online.

En el mercado digital, los creadores se quejan también de que las plataformas tecnológicas y las redes sociales no siempre respetan los derechos de propiedad intelectual.

Durante la segunda y última jornada del curso La modernización de la propiedad intelectual en España y su evolución, que ha rendido homenaje a la ley de 1987, celebrado en la Biblioteca Marqués de Valdecilla de la Universidad Complutense, Cobos ha reclamado la ayuda de la Universidad para combatir "la falacia del todo gratis" y, al mismo tiempo, construir un relato que contribuya a situar la creación cultural a la altura de la ciencia o la investigación.

El rector de la Complutense, Carlos Andradas, recogió el guante para poner a disposición de los creadores la Universidad, un espacio donde, "no solo está la ciencia sino también las humanidades y la cultura". Andradas ha recordado que en terreno de la defensa de los derechos de autor, también los investigadores tienen sus problemas. "A veces se nos obliga a ceder todos los derechos a las grandes revistas científicas, que viven a costa de nuestro trabajo y esfuerzo".

Cobos aprovechó el foro académico para invitar a la clase política y a los agentes sociales a defender de la cultura. "También es I+D un chaval de 14 años que se enfrenta a un piano o una guitarra", dijo el compositor. Para afrontar esta tarea ha reivindicado el mismo consenso que hace ya 30 años generó la ley de propiedad intelectual aprobada durante el Gobierno de Felipe González.

El director del curso, José Manuel Gómez Bravo, recordó que en aquella época "había que modernizar el país y hacer una ley de vanguardia". En la misma línea, el presidente de la SGAE, José Miguel Fernández Sastrón, valoró el impacto de esta norma en la defensa de los derechos de los contenidos, de los creadores y de la industria. "Nos sacó del siglo XIX y nos hizo entrar en la modernidad".

Las jornadas, que han contado con la colaboración de Bertelsmann, Telefónica, Google y PRISA (editor de EL PAÍS), han concluido con un homenaje a  Manuel Alejandro, prolífico compositor, vocalista y productor cuyas canciones forman parte del espacio cultura iberoamericano. Desde Raphael a Rocío Jurado pasando por El Puma o José José han puesto voz a los temas de Manuel Alejandro, "un poeta asertivo y enfático", como lo ha definido la artista Diana Navarro.

El homenaje concluyó con la interpretación de temas emblemáticos del compositor a cargo de la soprano Pilar Jurado y el guitarrista Josemi Carmona.