Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El medallón de Franco abandonará este viernes la Plaza Mayor de Salamanca

Tras 80 años, la pieza con la efigie del dictador, de media tonelada de peso, será retirada en cumplimiento con la Ley de Memoria Histórica

Medallón con la efigie de Franco en la Plaza Mayor de Salamanca.
Medallón con la efigie de Franco en la Plaza Mayor de Salamanca. EFE

La efigie del dictador y jefe de Estado Francisco Franco, inscrita en uno de los medallones artísticos que decoran los espacios entre los 88 arcos de la Plaza Mayor de Salamanca, abandonará este viernes, 9 de junio, este lugar después de 80 años. La Ley 52/2007, llamada de Memoria Histórica, promulgada hace 10 años, autoriza la retirada del medallón, labrado en 1937 en piedra arenisca de Villamayor al igual que el resto de la plaza, levantada entre 1729 y 1756 por Alberto Churriguera.

"Franco Caudillo de España. XVIII JVlio MCMXXXVI" es la leyenda que circunda la imagen del general, que estableció en Salamanca su cuartel general, en el palacio episcopal, entre julio de 1936 y octubre de 1937. Fue en noviembre de 1936 cuando se propuso erigir un busto a Franco en Salamanca. Al final se decidió que fuera un medallón, inaugurado el 1 de octubre de 1937. El autor de esta obra, símbolo de exaltación del franquismo, fue Damián Villar, un escultor e imaginero salmantino fallecido en 2003.

La supresión del medallón, que llevará horas, consistirá en la extracción del sillar de piedra donde se encuentra labrado, con un peso aproximado de media tonelada, y será sustituido por otra en el Pabellón Real, llamado así por la alineación de los medallones de los reyes de España desde Alfonso XI a Felipe V. Son 50 los personajes históricos que decoran el perímetro interior de la plaza.

Desde primera hora de la mañana, la zona será acotada con vallas para instalar un andamio provisto de una plataforma que facilite la intervención por parte de los empleados de la empresa a la que el Ayuntamiento de Salamanca ha adjudicado la operación.

El Ayuntamiento de Salamanca, que preside como alcalde Alfonso Fernández Mañueco (PP), cumple así con la resolución de la Comisión de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León, competente en materia de Patrimonio Histórico, que consideró que el medallón no estaba afectado por ninguna de las excepciones de la Ley de la Memoria Histórica, aprobada en 2007 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE). 

Fue entonces cuando se relanzaron las voces que pedían la desaparición del medallón. Primero fue el PSOE en el Ayuntamiento y después, en 2014, un abogado salmantino y antiguo dirigente de IU en esta provincia, Gorka Esparza, que llevó el asunto a los tribunales. Estos pidieron un dictamen a la Comisión Territorial de Patrimonio de la Junta de Castilla y León para que determinara si el medallón tenía valor artístico. En marzo de este año, la comisión autorizó su supresión porque no se daban "las suficientes razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley".

Una vez retirado, la pieza será trasladada al museo de arte contemporáneo de Salamanca, el Domus Artium 2002 (DA2), inaugurado en 2002.