_
_
_
_

Mujeres y policías

Berna G. Harbour une plasticidad verbal, precisión y potencia figurativa en el regreso de su comisaria María Ruiz Pfeiffer

Vuelve la comisaria María Ruiz Pfeiffer, el personaje de Berna González Harbour. Destinada o desterrada en Soria, “territorio helado y sin crímenes”, la comisaria se distrae escarbando en un asesinato caduco, el caso de una envenenadora de hace más de 60 años. Y de pronto se ve en Santander, de visita a un colega enfermo, “maestro, hermano, padre, amigo”, que se enfrenta a un caso difícil: en un coche que lleva meses abandonado aparecen un gato muerto, una gaviota devorada y el cadáver descompuesto de una mujer en el maletero.

Ausente el amigo para siempre, la comisaria asume como un deber moral, por su cuenta y contraviniendo las normas, la solución del jeroglífico. La Santander de Las lágrimas de Claire Jones abarca un antro de copas, chicas y policías de servicio con placa y pistola como clientes fijos, y la zona noble: las casas señoriales de La Magdalena, hogar de alguna familia inglesa de clase alta, y el edificio Siboney.

Más información
Recomienda en Librotea 'Las lágrimas de Claire Jones', de Berna González Harbour

En ese mundo los defensores del orden se dividen en dos, buenos y malos: Ruiz y sus amigos contra los demonios, empezando por un alto jefe policial, torturador en otra época y corrupto siempre. Los malos son bastante repulsivos: policías “ejemplares en los desfiles de uniforme”, obscenos, viciosos, maniacos en general. Continúan una tradición de policías criminales: las criaturas convulsas de James Ellroy, los policías de Sed de mal, de Whit Masterson, y La dama del lago, de Chandler. La trama es fiel a la actualidad mediática: mujeres maltratadas, explotadas sexualmente, asesinadas. Las protagonistas pertenecen a la familia Jones: la huérfana y casi adolescente Claire, la madre desaparecida con una cantidad millonaria destinada a refugiados de la guerra civil española y de otras guerras venidas después.

Berna G. Harbour une plasticidad verbal, precisión y potencia figurativa, y añade a Las lágrimas… una rememoración subterránea del posfranquismo perpetuo que nunca pasó por el antifranquismo: socio del antiguo régimen, el patriarca de los Jones, marido de la desaparecida y padre de la niña muerta de la novela, “forzó un pacto de silencio” sobre los secretos familiares para dejarlo “todo atado y bien atado”.

Las lágrimas de Claire Jones. Berna González Harbour. Destino, 2017 352 páginas. 18,50 euros.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_