“Toda mujer es una mujer fuerte”

La actriz Jessica Chastain presenta sus dos nuevas películas, con las que alimenta su lista de personajes femeninos poderosos

La actriz Jessica Chastain, en Madrid.
La actriz Jessica Chastain, en Madrid.Carlos Rosillo

La vida de una estrella es tumultuosa. Y la de Jessica Chastain (Sacramento, 1977), autodeclarada adicta al trabajo, no conoce límites. Hace 15 días daba entrevistas en Nueva York por teléfono para hablar de La casa de la esperanza (estreno en España, 23 de junio); hace diez estaba en Madrid cenando con Pedro Almodóvar, su próximo jefe como presidente del jurado del festival de Cannes en el que también estará la actriz y productora, y este mediodía en Madrid charlaba de todo lo anterior y de un soberbio thriller, El caso Sloane (estreno en España, 19 de mayo). “Este año, en cambio, salvo que me apunte a algo en invierno, no voy a rodar. Me he tomado un descanso. Pero me encanta mi trabajo y por eso hago tantas películas”.

Más información
Sorrentino, Chastain y Will Smith, en el jurado del festival de Cannes
Jessica Chastain, Blake Lively y Chelsea Clinton, feministas contra Trump

Guillermo del Toro, que la dirigió en La cumbre escarlata, dice de Chastain que es la gran camaleona del cine. “Bueno, espero que sea un halago. Me gusta picotear, variar de personajes, porque ¿para qué quedarte en uno? Mi vida ya es suficientemente aburrida”, asegura. Solo dos cosas conectan sus papeles: que los encarna ella, obviamente, y que suele ser mujeres fuertes. “Cada vez que hago una película pienso en sus ramificaciones en la sociedad, y en estos dos trabajos pensé que iban a tener una contribución positiva. Y creo que toda mujer es una mujer fuerte”. En La casa de la esperanza encarna a un personaje real, Antonina Zabinski, que dirigió junto a su marido el zoo de Varsovia durante la II Guerra Mundial: usaron sus instalaciones para salvar a centenares de judíos. “Llegué a conocer a su hija. Lo curioso es que era una familia corriente puesta de repente en una situación extraordinaria. Es una película profundamente femenina".

En El caso Sloane, Chastain interpretar a una lobbista de éxito, reina del lado oscuro, que decide trabajar para que se aprueba una ley federal que controle la posesión de armas. “Es una película muy polémica, que va en contra del lobby de las armas, que está protagonizada por una mujer despiadada que rehúye el estereotipo de madre y novia, y que además se plantea cuánto más escuchan los políticos a sus patrocinadores que a sus votantes”. A continuación, asegura, “no todos los lobbys son malos porque aún quedan causas por las que luchar”. “El peligro está en cómo financian campañas políticas”. Otro punto a favor de su Elizabeth Sloane: “Me divirtió dar vida a la persona más lista de cada reunión, algo que yo no soy, y que se mueve a un ritmo superior al mío, desbordando energía”. Ella, en cambio, maneja con habilidad la paciencia. Y el mejor ejemplo estriba en el arranque de su carrera. Tras graduarse en Julliard, enlazó varios secundarios en el cine y estalló en el teatro. Allí hizo Salomé con Al Pacino, y en 2008 filmó El árbol de la vida, de Malick. Pero el drama no se estrenó hasta el festival de Cannes de 2011, año en el que Chastain también apareció en Criadas y señoras, Wilde Salomé (grabación de la obra de teatro), Take Shelter, Coriolanus y Tierra de asesinatos. Empezaba el fenómeno Chastain.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Nunca ha dejado de sentirse distinta a la fauna de Hollywood. Como productora, Chastain quiere dar voz a directoras, a cineastas afroamericanos o hispanos, no para levantar proyectos para ella. “Es difícil encontrar dramas financiados por grandes estudios. Yo busco guiones con mujeres reales, quiero dar voz a las historias que no se cuentan”. Aún queda mucho por hacer: “Ya no hay miedo en señalar injusticias como la desigualdad laboral. La elección de Trump ha movilizado a la sociedad, y de paso a la industria del cine, que refleja lo que pasa en el mundo”.

Dos semanas con Almodóvar

Jessica Chastain es una de los ocho miembros del próximo jurado de Cannes, que preside Pedro Almodóvar desde el 17 de mayo. “Cené con él hace 10 días. Había mucha gente alrededor de la mesa, y hablamos de temas políticos, sociales.... Cada vez que él contaba algo me impresionaba. Pedro es un artista muy sensible y gran defensor de las mujeres. Yo voy a intentar siempre estar sentada a su lado en Cannes, porque es muy inteligente. Será como ir a clase diaria”.

Sobre la firma

Gregorio Belinchón

Es redactor de la sección de Cultura, especializado en cine. En el diario trabajó antes en Babelia, El Espectador y Tentaciones. Empezó en radios locales de Madrid, y ha colaborado en diversas publicaciones cinematográficas como Cinemanía o Academia. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS