Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Riesgos de la vanidad

La nueva novela de José Ovejero hubiera exigido menos costumbrismo y mayor esmero en la psicología de los personajes

José Ovejero, en una imagen de archivo.
José Ovejero, en una imagen de archivo.

Es sabido que la literatura no surge del vacío, sino que comparte características con los discursos que promueve la sociedad. Y hoy nos hallamos instalados en el descrédito. A la crítica cada día se le restringe más su prerrogativa, avasallada por la publicidad. Esto deja el campo libre a los autores, que se mueven en la promoción como agentes de ventas. No le queda otra al novelista, si se quiere mantener en el mercado. De manera que, más que obras literarias, el autor elabora productos sobre asuntos que nos conciernen, pero sin importar si ofrece una creación digna de crédito. Es suficiente la reputación del autor.

Viene a cuento lo anterior tras la lectura de la última obra de José Ovejero, La seducción, una novela que, si admite alguna estimación como juego, apenas logra sobreponerse para alcanzar un calibre más valioso. Incluso el título resulta desenfocado. Seducción es un término atractivo, prestigioso, pero aquí se habla más bien de manipulación y vanidad. Hasta el punto de que el mismo manipulado, Ariel Hernández, escritor de éxito en crisis, egocéntrico, cínico, ya en el preámbulo de la decadencia física, es el narrador de la historia, articulada a raíz de la brutal paliza que unos desconocidos propinan a David, un joven para quien Ariel es una suerte de mentor. David quedará lisiado tras la paliza e implicará a Ariel en una venganza violenta, a la que el escritor no sabrá oponerse para no defraudar su admiración y, de paso, salir de la rémora de las horas bajas. La violencia como terapia de la inspiración.

Las estrategias del chico son bastantes toscas, pero Ariel es igualmente burdo, y si bien, en tanto que narrador, podemos dudar de su versión, lo cierto es que la parodia que hace de sí mismo acaba siendo convincente gracias a su exceso de vanidad. Pero ahí termina el calado de su silueta. Pues apenas es más que una suma de tópicos donde también la autocompasión se lleva la palma con dudosas apelaciones al lector de quien quiere pasar por gracioso. La novela, en definitiva, expone con ruidosa exhibición la frustración del halago. Un propósito que tal vez hubiera exigido menos costumbrismo y mayor esmero en la psicología de los personajes.

COMPRA ONLINE 'LA SEDUCCIÓN'

Autor: José Ovejero.

Editorial: Galaxia Gutenberg (2017).

Formato: versión Kindle y tapa blanda (224 páginas).

Desde 11€ en Amazon