Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entre los bárbaros

Pablo Montoya escribe un libro emotivo sobre el poeta Ovidio desterrado en el Ponto

Entre los bárbaros

Sobre el poeta Ovidio desterrado en el Ponto recuerdo haber leído ya otras novelas —como Dios ha nacido en el exilio (1960), de Vintila Horia, o la muy elogiada de Hans Ransmayr El último mundo (1989)—, pero esta breve narración de Pablo Montoya, que ahora releo al editarse en España, me resulta singularmente atractiva y emotiva.

Aquí es el poeta de las Tristes vartas del Ponto quien relata su amarga estancia entre los bárbaros a orillas del mar Negro. Montoya evoca en un lenguaje muy poético —como corresponde a la lejana voz del desterrado— las vivencias de la soledad, la incomunicación, sus terrores, sus fríos y sus sueños, y un idilio apasionado y tardío, y de fondo la desesperada añoranza de Roma.

El relato en primera persona abunda en las novelas históricas, pero conlleva riesgos que se salvan sólo cuando se usa con honda agudeza psicológica y muy ágil estilo (Yourcenar o Graves). Montoya lo demuestra aquí y en otros relatos con otro trasfondo histórico (‘Tríptico de la infamia’).

La narración en sus breves escenas y frases cortas impresiona por su atmósfera poética, de sutiles ecos líricos, intensificados al evocar la vivencia del desarraigo, y la soledad y la nostalgia, que asume el rostro del poeta latino, y se expresa en sus tersos monólogos, pero podría referirse a las soledades de tantos exiliados.

La novela no es extensa, ése es otro de sus méritos. (No hace falta imitar la extensión de La muerte de Virgilio para evocar intensamente un ambiente lejano). Y este año hace 2.000 que murió Ovidio en la orilla del mar Negro, lejos de Roma. Otro pretexto más para leer este espléndido relato.