Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castellón se consolida con el San San como ‘Tierra de Festivales’

El macroevento musical deja Gandia y celebrará en Benicàssim su cuarta edición con el reto de atraer a 46.000 personas

Público joven en el festival musical Arenal Sound 2016, en Burriana.
Público joven en el festival musical Arenal Sound 2016, en Burriana.

Benicàssim adelanta la apertura de su temporada de festivales a abril con la incorporación del San San Festival, un nuevo macroevento musical que aterrizará en esta localidad de la costa castellonense en plena Semana Santa de 2017 (del 13 al 16 de abril) con la previsión de incrementar en 46.000 personas la cartera de turistas de festivales que llegan cada año a la provincia de Castellón y de reforzar el abanico de eventos musicales de diferente rango y estilo que concentra Benicàssim, un total de catorce anuales.

Solo a través de las tres citas principales, y ya consolidadas, que alberga Castellón: el Festival Internacional de Benicàssim (FIB) y el Rototom Sunsplash —ambos en el recinto de conciertos benicense y que compartirán a partir de 2017 con el San San—, y el Arenal Sound de Burriana, la provincia ha recibido este año 720.000 turistas movidos por las macrocitas musicales. Una cifra que rozará los 800.000 si se cumplen las expectativas de la última incorporación al circuito festivalero castellonense de atraer a 46.000 “sanseritos”, el nombre con el que se conoce a los seguidores del San San.

El San San Festival deja Gandia, sede de sus tres primeras ediciones, tras la cadena de desencuentros con el Ayuntamiento del municipio valenciano y una denuncia por ruido contra el certamen incluida que pusieron en jaque su celebración este 2016. A ello se suma la denuncia presentada el pasado mes de junio por parte de la organización del evento ante la Fiscalía Anticorrupción por presuntos delitos de estafa, prevaricación omisiva y extorsión con intimidación contra la alcaldesa del municipio, Diana Morant, y varios concejales.

La dirección inició entonces la búsqueda de nuevo destino y, en tiempo récord, las negociaciones con el Consistorio de Benicàssim iniciadas a finales de noviembre llegaron a buen puerto. Tanto que pocos días después, a principios de este diciembre, la Diputación de Castellón acogía en su sede la presentación oficial del nuevo certamen de música indie, pop y electrónica que refuerza, incidió el presidente Javier Moliner, la marca Castellón, Tierra de Festivales.

Más de un millón de euros en ayudas directas y acciones de promoción

Los cuatro grandes festivales celebrados este 2016 en la provincia bajo el paraguas Castellón, Tierra de festivales (el Arenal Sound junto al tridente benicense integrado por FIB, Rototom Sunsplash y el certamen familiar Slime Fest) han generado 60 millones de euros de impacto económico en Castellón y 2.000 puestos de trabajo directos, según estimaciones de la Diputación. La institución provincial repartió mediante concurso entre estas cuatro citas ayudas directas por importe de 400.000 euros. El Slime Fest se adjudicó 18.150 euros, el certamen reggae Rototom Sunsplash 92.000, el FIB 117.000 euros y el Arenal Sound —el más multitudinario de España, con 300.000 seguidores en su última edición— 172.850 euros.

A estos 400.000 euros de ayudas directas —una partida que se mantendrá en los presupuestos de 2017 y a la que podrá optar también ahora el San San— se suman los 200.000 euros destinados en 2016 a eventos musicales de menor afluencia —cuyo montante para el próximo ejercicio no se ha concretado aún—, y los 600.000 euros “en acciones para la difusión de los festivales y de otros productos turísticos de la provincia que hemos llevado a cabo en diferentes circuitos por España y Europa”, han confirmado a EL PAÍS desde la Diputación.

“Esperamos no solo estar a la altura sino demostrar que somos un gran festival; ojalá dentro de un año digan que somos un gran acierto. Mi compromiso es darlo todo, a nivel personal, artístico y de experiencias”, resaltó durante el acto de presentación en sociedad Santiago Álvarez, director del San San, bajo la mirada de la alcaldesa de Benicàssim, Susana Marqués, que no dudó en tildar de “deseado y esperado” el anuncio de la llegada de este nuevo festival al municipio y de destacar las bondades del recinto de conciertos benicense, epicentro de los ya clásicos FIB y Rotototom Sunsplash: “Es el lugar con menor impacto posible”. Un impacto reducido “a la mínima expresión” que solventaría las molestias por ruido, uno de los factores que han llevado al festival a dejar Gandia. “Es imprescindible cumplir con la legalidad y licencias, en un espacio integrado, cómodo, accesible y con valores añadidos”, afirmó por su parte Álvarez.

Entre las primeras cifras que baraja la nueva incorporación festivalera, la de asistentes. Un total de 46.000 personas entre los cuatro días de conciertos: 10.000 el jueves 13 de abril, 13.000 el viernes, 15.000 el sábado y 8.000 el último día, el domingo 16.

El certamen aterriza también con el objetivo de convertirse en revulsivo para el tejido empresarial y comercial local, y ayudar alcanzar el 100% de ocupación en una época en la que la oferta hotelera de Benicàssim roza ya el 80% de reservas confirmadas.

El San San prevé para su puesta en marcha la creación de 350 puestos de trabajo directos, que cubrirá mediante la constitución de una bolsa de empleo municipal que priorizará a la población local y que extenderá después al resto de la provincia y de ciudades españolas, según han confirmado fuentes de la organización.